La situación de las empresas se ve reflejada en los diarios mediante distintos informes. Se adelanta menor rentabilidad e inversiones para el año que viene, a la vez que la escalada de precios sigue como un tema de agenda. El giro de divisas al exterior también se mantiene como una cuestión crítica.

Las empresas ya auguran una menor rentabilidad e inversiones en 2022 y piden un plan económico y estabilidad cambiaria. En ese marco, reclaman un plan económico sustentable, incentivos fiscales y estabilidad cambiaria, según el relevamiento anual que realiza la consultora EY Argentina, en conjunto con el Instituto Argentino de Finanzas (IAEF). Este año, abarcó a 80 de las principales firmas del país. Ver artículo Clarín.

En sintonía, el sector textil se defiende por el aumento del 38,8% que tuvo la ropa y el calzado en lo que va del año. Camila Dolabjian dio a conocer en La Nación que empresarios y autoridades de la Fundación Pro Tejer, que agrupa a más de 100 compañías, aseguraron que la inflación en el sector tiene su razón de ser en la inflación generalizada en los commodities, en las materias primas y en el costo del transporte. Se explicó también que los aumentos no son tan bruscos como refleja el INDEC. Esto se debería a que el organismo toma como referencia los precios de lista en grandes conglomerados, como shoppings y centros comerciales, en vez de relevar los precios “finales” con descuentos, promociones o cuotas. Ver artículo LaNación.

Otra cuestión que complica más a las empresas es la obligación de programar pagos al exterior mayores a los u$s 10 mil. En infobae se describió que los pagos pequeños al exterior como la compra de equipos de oficina, tecnología o software se vuelven engorrosos y requieren cada vez más empleados dedicados en bancos y empresas. Si bien el Banco Central relajó levemente las trabas al pago de importaciones, los obstáculos al ingreso al mercado de cambios para cancelar compras de bienes y servicios al exterior todavía pesan sobre las empresas. Ver artículo Infobae.

Por su lado, el rubro inmobiliario vio un crecimiento del 59% en la cantidad de locales comerciales vacíos en la Ciudad de Buenos Aires, en relación con el bimestre previo al inicio de la pandemia. Brenda Funes refleja en Perfil el relevamiento de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), según el cual durante el quinto bimestre de 2021 se detectó un total de 440 locales en venta, alquiler o cerrados en las áreas escudriñadas. Ver artículo Perfil.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre