El nacional Bagó lanzó en la Argentina el primer diclofenac masticable bajo su potente marca Dioxaflex.

Así busca diferenciarse en la hipercompetitiva categoría de los analgésicos en la que diclofenac participa con 89 etiquetas en la Argentina y con otras 71 en las que el diclofenac se presenta combinado con otro principio activo.

Desarrollado en la Argentina por Bagó y como novedad mundial el laboratorio centrará su estrategia de comunicación haciendo hincapié en cuatro puntos clave.

Es masticable y no requiere agua para su ingestión, produce menor riesgo de daño gástrico, posee buen perfil de disolución a nivel intestinal y tiene sabor agradable.

La categoría de analgésicos facturó $366.9 millones durante el año pasado en la Argentina, según los registros de IMS. A su vez, Dioxaflex ocupó el puesto número 27 entre las marcas más vendidas durante dicho año.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre