Hoy juega Argentina ante Suiza por los octavos de final. Por lo que a estas horas, la mayoría de las empresas de consumo masivo están utilizando el mundial de fútbol como plataforma, para sacarle jugo a la ventas y mover algo la aguja del consumo.

En la vereda de los laboratorios se destacó la creativa campaña del nacional Elea que se propone sacarle tarjeta amarilla al uso de antibióticos.

La idea se basa en las extensas campañas de la OMS, en las que se afirma que la resistencia originada en las bacterias y que hace que los antibióticos dejen de funcionar, ya constituye una gran amenaza para la salud pública. Ver reporte.

En consonancia con esta realidad, los equipos de promoción de Elea salieron a su campo de juego: consultorios y farmacias. Allí repartieron tarjetas rojas y amarillas, en cuyo reverso se apuntaron advertencias en relación a la antibioticoterapia.

A la arena médica, el equipo capitaneado por Diego Drajer llegó con las consignas “la pelota no se mancha, el ambo tampoco”. La idea fue extrapolar esta frase maradoniana al mundo médico para indagar en distintos eventos de la especialidad sobre el significado que le atribuían a dicho concepto.

Esta acción estuvo reforzada con un comarketing con la marca Trenet, cuyas toallitas quitamanchas, fueron también distribuidas en el ámbito de los congresos médicos.

Los antibióticos estrella de Elea son Aeroxina, Leflumax y Cronopen, los que forman parte de su línea de antiinfectivos y respiratoria, comandada por Nicolás Moreira.

Hoy juega Argentina ante Suiza.

 

Por los octavos de final.

 

Elea saca la tarjeta amarilla.

 

Al uso de antibióticos.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre