El laboratorio nacional Bagó realizó ayer jueves 11 de diciembre su tradicional celebración de fin de año en el Hotel Alvear de Buenos Aires.

Fue el marco en el que la compañía presentó además el libro «Innovación Argentina», Inventos y Descubrimientos.

Al ponerse frente al micrófono, Juan Carlos Bagó habló de trayectoria y a ese término le anexó diferentes adjetivos: fecunda, complicada, no tanto.

En definitiva, dijo que como compañía a esta altura «ya hemos atravesado diferentes tipos de escenarios».

Resaltó además que fue un año particularmente complicado para la industria farmacéutica.

Aunque admitió que en los años malos, uno tiene que sacar algún tipo de aprendizaje y en este caso correspondió valorar el soporte de la organización Bagó.

El mayor de los hermanos Bagó remarcó que «nuestras compañías en Latam han apoyado a las de Argentina, las que no tuvieron un buen año en particular».

Y esta expresión estuvo alineada con lo que la dupla había expresado el año pasado. Ver artículo.

Como puntos positivos, Juan Carlos Bagó subrayó que la corporación está terminando una planta en Brasil.

Y volvió a recordar, al igual que en la celebración de 2013, que le están dando las últimas puntadas a la planta perteneciente al laboratorio Montpellier. Aunque no explicitó cuando estaría lista para operar.

Positivo, aunque consciente del escenario dijo: «De cara al 2015, nos preparamos para otro año complejo«.

Luego de ello tomó la palabra Sebastián Bagó, quien hizo su tradicional revisión de alcance internacional.

Puso el foco en los problemas y situaciones de trascendencia global. Se refirió a los costos de la energía y a las modificaciones en materia de cambio climático.

Se detuvo especialmente en los grandes avances en el campo de la tecnología, sobre lo que reflexionó, «puede darnos un mejor sentido de comunidad, lo que a su vez nos ayudará a ser más democráticos».

Y ya en el plano local, respecto del año que está cerrando lamentó que no se concretó esa «esperanza de ir hacia un mayor diálogo«. Pero dijo, que desde la compañía seguirán trabajando con ese espíritu.

Sebastián Bagó puntualizó asimismo que en la Argentina, «diferentes regulaciones arbitrarias nos están retrasando en este camino de innovación».

Aunque volviendo a la mirada global sintetizó que «lo fundamental para la innovación es estar conectados con el mundo».

Bagó realizó su tradicional celebración.

 

Juan Carlos Bagó.

 

Sebastián Bagó.

 

Llevó a cabo su fiesta de fin de año.

 

Fue en el Hotel Alvear de Buenos Aires.

 

Ppresentó el libro «Innovación Argentina».

 

Subrayaron que están terminando una planta en Brasil.

 

«De cara al 2015, nos preparamos para otro año complejo».

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre