Algunas marcas aumentaron este verano la facturación gracias a los bajas calorías. En menúes, un boom: la rotación de verduras

«¿Azúcar o edulcorante?», inquiere el mozo como si costara mucho esfuerzo sacar el sobrecito de edulcorante. A veces parece que los 2 millones de diabéticos en la Argentina sólo son bien recibidos en farmacias y centros de salud. Sin embargo, algunas empresas ya se despertaron y brindan mayores servicios a ellos y a otros grupos como los celíacos y los hipertensos.

Mientras miran la publicidad de la nueva versión light de Fanta, los diabéticos no lo pueden creer. En los ’80 fue un boom la marca dietética Tab, que recién llegaba al mercado. Y tras dos décadas, no sólo tienen a su alcance todas las gaseosas en su versión bajas calorías, sino que además el marketing se corrió de la alimentación aburrida.

Todos los sabores

Los celíacos también requieren menúes especiales y este verano gozan de las versiones de Freddo Light que tienen 50% menos de calorías y son reducidas en grasas, aunque se elaboran sobre la base de azúcar, y también el placer de las variedades de Munchi’s. Para diabéticos, esta última empresa ofrece una ventaja ya que sus productos no tienen agregado de azúcar, sino que utilizan edulcorantes naturales Stevia. Los helados Munchi’s son sin azúcar y los helados de Freddo son light (con menor contenido de azúcar).

En los vuelos, los cambios recién empiezan. Algunas aerolíneas disponen de la Gluten Free Meal (GFM). Pero eso no basta, porque puede ocurrir que un pasajero la pida y una azafata por equivocación le entregue la GFM con el pan en la bandeja.

En Chile, el restaurant Da Renato cuenta con una carta light auspiciada por la Asociación de Diabéticos de Chile. Y se posiciona como el lugar ideal para las personas que cuidan su salud y, en especial, para aquellos con problemas de diabetes, colesterol alto e hipertensión. Los postres y tragos se endulzan con Nutra Sweet.

Tendencia mundial

En la Argentina, Madeleine también tiene menúes light. Según Guillermo Miller, del área de marketing, lo light comprende 15% de la facturación. En el verano, prepararon una carta especial con ensaladas. «Fue un boom: la rotación de verduras aumentó 250 por ciento.» El tipo de consumidores que eligen estas opciones es diverso, pero según Müller el eje se concentra en las mujeres, que demandan 70 por ciento.

En Buenos Aires también están los Dieta Club de Alberto Cormillot. Bajo la marca del famoso doctor hay helados, postres, alfajores diet, rocío vegetal, huevos enriquecidos con omega 3, tartas y sopas de bajas calorías. Las gaseosas ultralight están en puerta de ser lanzadas al mercado.

Leopoldo Rodríguez, gerente de marketing del grupo, explicó que esos centros, además de estar orientados hacia quienes tienen problemas de sobrepeso, atienden a diabéticos y a pacientes que tengan que controlar el colesterol y la hipertensión. Las marcas que tienen el sello Cormillot son elaboradas por terceros (helados El Fundador, los caldos, sopas y salsas light deshidratadas). Los fideos Stop Calory forman parte de un acuerdo de cobranding con el molino harinero Lagormarsino.

Son varias las marcas que ya le vieron la veta al negocio de lo saludable: Jumalá tiene , yerba y café descafeinados. Diet Kontrol fabrica flanes, postres, gelatinas diet y rocío vegetal. Quickfood tiene sus hamburguesas de carne ultra light. Valle de Escol, milanesas de soja; Cabañas Jorjú, huevos enriquecidos con omega 3; Saborlate tiene alimento soluble a base de chocolate diet, y Hoisin, levadura de cerveza saborizada y caramelos diet.

La tendencia es creciente en todo el mundo. En Brasil, durante abril se estará organizando el Congreso y Exposición de Nutrición, Productos Diet, Light y Especiales. Mientras, en la Argentina, celíacos, diabéticos y todos los que militan en la onda bajas calorías esperan devorar nuevas opciones de las marcas que no los marginan.

Por Cristina Kroll

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre