La latina Adium será la representante de la norteamericana Moderna en la región. La empresa, que tiene como brazo en la Argentina al nacional Raffo, será la cara visible en el continente de la vacuna anti COVID-19 basada en ARNm.

Las vacunas anti COVID-19 prometen seguir ganando protagonismo durante el 2022 y en esta parte del año se suma un nuevo jugador al tablero de la pandemia. Se trata del nacional Raffo, que le puso la firma a un acuerdo de representación con la estadounidense Moderna.

El acuerdo, según pudo saber Pharmabiz, contempla diferentes etapas. En una primera instancia, se prevé que Raffo participe en la gestión del contrato que la multi sostiene con el Gobierno por la provisión de 20 millones de unidades en el primer trimestre del 2022 y de las cuales, al momento, se recepcionó apenas el 21,95%. Y en un segundo período, se proyecta que el laboratorio gestione los nuevos convenios entre el sector público y la compañía que tiene como CEO global a Stéphane Bancel. En tanto, cuando la pandemia se convierta en endemia, la firma podría cubrir la demanda del canal privado, la que se vehiculiza vía farmacias. Ver Moderna: se firmó contrato.

En el 2021, Raffo se quedó con el portafolio del laboratorio Eli Lilly, especializado en diabetes y en segmentos de alta complejidad. Fue cuando en julio pasado, la multi decidió abandonar por segunda vez la Argentina.

Raffo tiene una larga experiencia en acuerdos de licenciamiento con diferentes compañías de peso. Sin embargo, las vacunas volverán otra vez a su eje luego de una década en que no comercializó este tipo de productos. El antecedente más relevante se encuentra 10 años atrás, la vacuna antigripal Influvac, y que perteneciera a Solvay, formaba parte del portafolio de la compañía.

Así, la empresa se suma a la red de partners que Moderna mantiene a nivel mundial. Entre ellos se listan Medison, para Israel y el Este de Europa; y Zuellig, para Asia. El contrato suscripto por Adium alcanza a un total de 18 países de América Latina, incluidos también Brasil, México y Colombia.

Al igual que el tandem Pfizer-BioNTech, Moderna basó su desarrollo en la prometedora tecnología de ARNm. El año pasado, en una conference call con inversores, dijo que quiere emplear el potencial del ARNm para construir un portafolio más amplio de vacunas. Por lo pronto, ya tiene nueve en curso con distinto tipos de avance. Entre ellas, se encuentran una tetravalante para la gripe estacional, el Zika, el virus respiratorio sincitial (VRS), el citomegalovirus, el HIV y el virus Nipah. La tecnología de ARNm podría también abrir las puertas de una nueva generación de vacunas oncológicas, una línea en la que Moderna ya está trabajando y tiene muchas expectativas. Ver presentación. / Ver Press Release.

El nacional Gador fue otro de los laboratorios que se presentó a la pulseada por la representación de la norteamericana. Para ello, pudo acreditar sus dilatados acuerdos de licenciamiento, entre los que resalta su largo relacionamiento con la norteamericana Gilead. Y Bagó también estuvo entre los candidatos.

Raffo se sube a la ola de las vacunas anti COVID-19. #Raffo #Adium #Moderna #Laboratorio #Vacunas #COVID-19 #Farma #Pharmabiz

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre