Tras la pausa obligada que impuso la pandemia, la suiza Roche cortó las cintas de su nueva sede brasileña ubicada en Chácara Santo Antônio, en el sur de San Pablo. Después de más de 50 años, abandona el barrio de Jaguaré, donde continuará funcionando su laboratorio de calidad.

Con un formato híbrido que llegó para quedarse, la multi helvética Roche estrenó su nueva sede corporativa en Brasil. Las flamantes oficinas están ubicadas en el edificio Sigma Tower, en Chácara Santo Antônio, en el sur de San Pablo, considerada la capital económica del principal socio del Mercosur.

Deja así al barrio de Jaguaré, en el oeste de la ciudad, que albergó sus oficinas centrales por más de 50 años. De todos modos, allí continuará funcionando el laboratorio de calidad de la suiza, que desembarcó en Brasil hace más de 90 años. Ver publicación en LinkedIn.

El acto fue presidido por Patrick Eckert, gerente general de Roche Brasil, quien fue acompañado por Carlos Martins, responsable del negocio de Diagnóstica y Paulo Quartim Barbos, presidente de Diabetes CareVer publicación en LinkedIn.

“Elegimos regresar con un modelo híbrido, combinando lo mejor de las experiencias físicas y digitales«, dijo Eckert. «Nuestro equipo podrá seguir trabajando desde casa, en un esquema flexible que privilegia su calidad de vida, pero también contará con la oficina como ambiente de conexión y co-creación, con espacios diferenciados, fluidos, desjerarquizados que favorezcan trabajo multidisciplinar y la generación de proyectos innovadores”, agregó.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre