La norteamericana Abbott aquirió a la chilena Recalcine, que está comandada por Alejandro Weinstein. La compra sería por u$s 2.9 mil millones, más la toma de una deuda neta que rozará en un futuro los u$s 430 millones.

La norteamericana Abbott adquirió a la latinoamericana de origen chileno Recalcine, la que está a cargo del mandamás Alejandro Weinstein, cuyo padre fundó la corporación.

Abbott adquirirá el holding que indirectamente posee aproximadamente el 73% de CFR Pharmaceuticals, y llevará adelante una OPA por  el resto de las acciones de CFR. Ver press release.

La compra sería por u$s 2.9 mil millones, más la toma de una deuda neta que rozará en un futuro los u$s 430 millones.

Esta adquisición tomó al mercado local por sorpresa, ya que Recalcine mostraba en una posición más compradora que vendedora. En los últimos años avanzaba comprando a una voracidad inusitada. Había anunciado inversiones en varios países emergentes tales como Vietnam, India y Sudáfrica.

La operación posicionará a Abbott, entre las 10 compañías más importantes de LATAM, tiene por objetivo fundamental expandirse a través de toda Latinoamérica, en mercados de rápido crecimiento.

La operación que posicionará a Abbott, entre las 10 compañías más importantes de LATAM, tiene por objetivo fundamental expandirse a través de toda Latinoamérica, en mercados de rápido crecimiento.

La adquisición impacta fuertemente en la Argentina ya que Recalcine administra siete plantas de manufactura, a la vez que hoy es el resultado de lo que fueran la fusión de tres compañías -Northia, Fada Pharma y Atlas.

Respecto de sus sites de manufactura se destaca su flamante planta de oncológicos en Pilar. También tiene fabricación de inyectables en Pompeya, otra planta de inyectables en Liniers, fabrica betaláctamicos en La Plata, liofilizados, líquidos y sólidos en Quilmes, y en las que fueran las plantas de Atlas ubicadas en Villa del Parque elabora aerosoles y oftálmicos.

En Latinoamérica Recalcine tiene también plantas de manufactura en Chile, Perú y Colombia, en este último país compró Lafrancol en diciembre del 2012.

Recalcine en la Argentina está conducida por Alejandro Wellisch, país en el que emplea cerca de 960 personas.

Mientras tanto, la responsabilidad para los productos maduros de Abbott en el país está bajo la cabeza de James Tait, y los norteamericanos tienen a su vez una planta de manufactura en Florencio Varela.

Recalcine que tiene su headquarter en Chile despliega su presencia en 15 países del continente americano y según afirman en Abbott su portfolio estará bien alineado con la cartera de los chilenos en áreas terapéuticas como las de salud femenina, sistema nervioso central, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La corporación tiene en la actualidad más de 1000 productos. Afirman además que tenían un fuerte plan de investigación y desarrollo.

Abbott espera que esta compra le sume aproximadamente u$s 900 millones a sus ventas durante el 2015.

featuredabbott

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre