La Asociación Empresaria Argentina (AEA) celebró su asamblea anual donde Jaime Campos fue reelecto presidente de manera unánime para un nuevo período. La entidad aprovechó el encuentro para presentar un documento donde insta a revertir anomalías económicas insostenibles en el tiempo como la elevada presión tributaria, cambios en la reglas de juego y restricciones al comercio exterior, entre otras.

La AEA, una de las asociaciones empresariales más prestigiosas de la Argentina, celebró este miércoles su asamblea anual ordinaria. En la misma, Jaime Campos fue reelecto de manera unánime como presidente de la institución por un nuevo período. También fueron ratificados en sus cargos Federico Braun como vicepresidente y Julio Saguier como vocal. Al mismo tiempo, se designó a Mariano Bosch como nuevo vocal.

Previamente, la entidad incorporó a cinco nuevos miembros. Se trata de Claudia Álvarez Argüelles, presidente y CEO de Hoteles Álvarez Argüelles; Pierpaolo Barbieri, fundador y CEO de UaláMartín Castelli, presidente de Blue Star Group; Enrique Duhau, presidente de Administración Enrique Duhau e Ignacio Lartirigoyen, cofundador y presidente de Lartirigoyen & Cía.

La asociación aprovechó la reunión para emitir un documento con algunas reflexiones acerca del quehacer político y económico de nuestro país. «Al inicio de un año decisivo para la vida de nuestro país, los empresarios miembros de AEA queremos destacar, en primer lugar, que el respeto a las instituciones de la República es una condición necesaria para el desarrollo«, destacó la nota. Ver comunicado.

En particular – y en el marco de los 40 años de recuperación de la democracia – «subrayamos la extraordinaria relevancia del principio constitucional de la división de poderes y de contar con una Justicia independiente«, añadió.

«Es inevitable que Argentina para desarrollarse pretenda alcanzar la normalidad en lo que se refiere a sus políticas económicas. Durante largos años hemos convivido con el flagelo de la alta inflación, con déficits permanentes en las cuentas públicas, con la ausencia de una moneda doméstica respetada, con una muy elevada y distorsionada presión tributaria sobre el sector formal, con cambios permanentes en las reglas de juego, con varios tipos de cambio, con injerencias indebidas en el ámbito propio de las empresas como son los controles de precios, o las múltiples restricciones vinculadas al comercio exterior; por solo nombrar algunas anomalías», remarcó la AEA

La entidad considera que para revertir dichas anomalías -que son insostenibles en el tiempo- y adoptar «políticas económicas virtuosas como las que imperan en los países exitosos, Argentina deberá inevitablemente asumir desafíos significativos. Tenemos claro, también, que ello requerirá de un trabajo político y técnico muy arduo y riguroso que no admitirá improvisaciones».

Para la AEA, los beneficios para la Argentina de avanzar decididamente en esta dirección son evidentes ya que «posibilitarán la movilización de las energías del sector privado generando más ingresos, empleos y reduciendo la pobreza. Lo que a su vez, permitirá el pleno aprovechamiento de las oportunidades que ofrece nuestro país en materia agropecuaria, energética, minera, así como en los sectores manufacturero y de servicios«.

Entre los presentes estuvieron María Luisa Macchiavello de Droguería del SudPablo Roemmers de Laboratorios RoemmersMarcelo Argüelles de Sidus y Jorge Félix Aufiero del IADT. Otros empresarios fueron Jaime Campos; titular de AEA; Luis A. Pagani de Arcor; Paolo Rocca de Techint; Héctor Magnetto de Clarín; Carlos Miguens de Grupo Miguens; Federico Braun de La Anónima; Luis Perez Companc de Pérez Companc; Alberto Grimoldi de Grimoldi; Enrique Cristofani de Santander; Eduardo Elsztain de IRSA y Julio C. Saguier de Grupo La Nación.

También participaron Alberto Hojman de BGH; Martín Migoya de Globant; Charlie Blaquier de Ledesma; Mariano Bosch de Adecoagro; Miguel Acevedo de Aceitera General Deheza; Claudia Álvarez Argüelles de Hoteles Álvarez Argüelles; Pierpaolo Barbieri de UALÁ;Martín Brandi de Petroquímica Comodoro Rivadavia; Martín Castelli de Blue Star Group; Claudio Cunha de Grupo Enel; Enrique Duhau de Administración Enrique Duhau; Sergio Kaufman de Accenture; Teófilo Lacroze de Raízen Argentina; Ignacio Lartirigoyen de Lartirigoyen & Cía; Santiago Mignone de PwC Argentina; Aldo Roggio de Grupo Roggio; Gustavo Salinas de Toyota y Amadeo Vázquez de Tenaris.

La Asociación Empresaria Argentina fue fundada el 28 de mayo de 2002 por iniciativa de un conjunto de empresarios con el objetivo de promover el desarrollo económico y social de la Argentina desde la perspectiva empresaria privada, con especial énfasis en el fortalecimiento de las instituciones.

La principal característica de AEA es la participación personal de los titulares de las empresas más importantes del país en el análisis de políticas públicas de interés general. Los miembros de la entidad dirigen empresas que, en conjunto, emplean a 240.000 personas.

La última comisión directiva de AEA tuvo como integrantes a Sebastián Bagó de Laboratorios Bagó; Marcelo Argüelles de Sidus; María Luisa Macchiavello de Droguería del Sud y Jorge Félix Aufiero del IADT.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre