Se sabe que Andrómaco es experto en dermatología. Sin embargo, ahora se apoyará en una de sus históricas marcas para pisar en gineco. De la mano de Macril le apuntará a un nuevo segmento.

En este agosto de cuarentena, el laboratorio nacional Andrómaco extiende la vida de su emblemático antimicótico Macril para meterse a competir en el segmento de la ginecología.

Con esa etiqueta como punta de lanza, la compañía propiedad de la familia Roviralta está sumando la presentación Macril Óvulos. La misma está conformada por seis óvulos que combinan miconazol y metronidazol y se comercializa bajo receta a un precio sugerido según vademécum de $494,61 (u$s 6,3).

Y aunque la fuerza de ventas todavía no está trabajando al 100% por las restricciones vinculadas al aislamiento obligatorio, de a poco la novedad se volcará a los consultorios, los que ya están largamente recorridos de la mano de Dermaglós, en su versión prescriptiva.

Esta jugada que sale al ruedo bajo la flamante gestión de Francisco Cervo intentará colarse en un segmento que vende 2.2 millones de unidades anuales, y en el que el principal protagonista es el laboratorio Baliarda con su marca Ginkan. También tallan Ovumix, del nacional Elea-Phoenix; y Ovufem, del nacional Bernabó, entre tantas otras fórmulas. Ver artículo Cervo

u$s 1= $78,50 (Cotización BCRA del martes 01/09/2020)

Andrómaco: día uno para Cervo

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre