La compra de insumos médicos durante la pandemia abrió la puerta a las especulaciones de precios y presuntos fraudes en las transacciones. El diario Perfil volvió a poner la lupa sobre uno de los proveedores, Damián Nevi, que fue procesado por una fallida adquisición de respiradores artificiales.

Las operaciones de compra por parte del Estado de barbijos, respiradores artificiales y otros insumos que vieron crecer su demanda desde la llegada del COVID-19 a la Argentina están siendo seguidos de cerca por Emilia Delfino, subeditora de Política del diario Perfil.

Según un reciente artículo de su autoría, la jueza Paula González procesó al comerciante Damián Nevi por supuesta defraudación en la transacción fallida por respiradores para la provincia de Buenos Aires. Ver artículo Perfil.

El caso de los respiradores de la Provincia tiene varios puntos en común con el de los cinco millones de barbijos tricapa que adquirió la Ciudad de Buenos Aires en otra compra directa millonaria y que nunca se entregaron a tiempo. El procesado Nevi es el mismo comerciante que debía encargarse de conseguir los insumos para el Estado porteño.

En este caso, el proveedor de la Provincia debía entregar 200 respiradores pero los dispositivos correctos nunca llegaron. En lugar de insumos invasivos para terapia intensiva, las autoridades recibieron equipamientos no invasivos, para pacientes de menor gravedad, detalla la nota.

El contrato original era por 250 respiradores invasivos marca General Electric, modelo Carescope R860, por un precio total de $310 millones. El ministerio de Salud bonaerense, a cargo de Daniel Gollán, adjudicó la compra directa a la empresa Aeromedical, proveedora de insumos para la salud. Sin embargo, la compañía no tenía los necesarios y subcontrató al comerciante Nevi para que importara los dispositivos de China, cuenta la nota.

Nevi es un técnico farmacéutico que asegura dedicarse a vender insumos médicos y tiene una empresa a nombre de terceros, debido a que aún no pudo concretar la transferencia de las acciones, sostiene. Antes de conseguir este negocio, tenía una probation por utilizar un falso título de farmacéutico, afirma el artículo de Perfil.

A mediados de abril, Nevi informó a Aeromedical que solo había conseguido 90 respiradores y los cotizó a u$s 12.000 la unidad. Sin embargo, cuando los insumos llegaron al país no cumplían con ninguna de las especificaciones del contrato oficial, de acuerdo al fallo que cita el medio. Los 90 respiradores que Nevi ordenó comprar a China costaron u$s 5.680 cada uno, según consta en el documento.

Este caso de la Provincia tiene varios puntos en común con el de los cinco millones de barbijos tricapa que adquirió la Ciudad de Buenos Aires en otra compra directa millonaria y que nunca se entregaron a tiempo. El procesado es el mismo comerciante que debía encargarse de conseguir los barbijos para el Estado porteño y está detenido desde el 20 de mayo por presunto fraude y estafa, de acuerdo con el expediente judicial. Ver artículo.

Barbijos: sigue la saga con el Estado

Los barbijos siguen en la polémica

Respiradores: los proveedores estatales

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre