En China los padres no pueden presenciar las ecografías de sus esposas embarazadas. Bayer aprovechó y sorprendió a varias parejas bajo su marca Elevit.

La alemana Bayer mostró en un spot muy emotivo algunas curiosidades sobre la cultura en China.

Allí, los hombres no pueden entrar a las habitaciones donde las mujeres embarazadas se realizan las ecografías, es por eso que no suelen tener la oportunidad de escuchar el latido del corazón del bebé.

Bajo su marca Elevit, de complementos vitamínicos prenatales, Bayer le obsequió a varias parejas una especie de parche, que los padres se pegan en el pecho y les transmite los latidos que se escucharon en el ultrasonido.

Hasta diciembre de 2015 rigió en China la política de control radical de la natalidad que establecía que las parejas de ese país podían tener un solo hijo. A partir de este año, la medida se desestimó por completo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre