El acuerdo recién estaría terminado de anudar a mediados de julio. Sin embargo, el hipolipemiante Pravacol ya está definido que será comercializado por las huestes de Merck Serono en la Argentina.

Y el resto de los productos de cardio del norteamericano BMS también podrían pasar a ser promocionados por el equipo de visitadores del laboratorio liderado por el argentino Marcelo Portías.

El agreement, que en principio será por un período de tres años, es parte de un deal regional que incluye a Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

En la Argentina, BMS tiene otras cuatro etiquetas de cardio: Avapro, Coumadin, Iscover y Questran Light. Aunque, todavía no está claro si también se sumarán al portafolio de la joven Merck Serono que así se haría más fuerte en el área de cardiometabolismo.

BMS se está reestructurando a nivel mundial. Y desde Argentina, se está llevando adelante este alineamiento que incluye a Chile, Perú, Ecuador y Uruguay.

Ya son varios los pasos que dio en este sentido. Hay que recordar que BMS le vendió su planta de manufactura ubicada en Luis Guillón al nacional Roemmers, en enero de 2006.

Posteriormente, canceló su fallida incursión OTC, dejando de comercializar los caramelos bucofaríngeos Graneodín. Dicha marca, tuvo varios potenciales compradores. Entre ellos se alistó Northia. Sin embargo, la compañía desistió de desprenderse de su marca.

Ahora el foco de BMS son los oncológicos y los productos para HIV. De hecho, su marca estrella en la Argentina es el antirretroviral Reyataz.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre