La industria de farma también se expidió sobre el proyecto que promueve la gestión ecológica de los envases. Las cámaras CILFA; CAEMe; y COOPERALA le entregaron una carta a la ministra Carla Vizzotti a fin de fijar su postura. Consideran que el cobro de una tasa de hasta el 3% «resulta excesivo e innecesario«.

El proyecto de ley que obtuvo dictamen favorable esta semana en Diputados y que apunta a regular la gestión de los envases, generó posturas contrapuestas desde las diferentes industrias que se ven alcanzadas por el texto de la normativa. Ver proyecto

Y en lo que respecta a farma, la iniciativa cosechó un contundente rechazo. De hecho, las tres cámaras industriales CILFA, CAEMe y COOPERALA le enviaron una misiva a la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti a fin de expresarle la «preocupación por el impacto económico negativo del proyecto«.

En la carta, se considera que «los medicamentos, productos médicos, suplementos dietarios, vacunas, cosméticos y productos de higiene personal y para la salud -por sus características particulares y sus normas específicas reguladas por la ANMAT en todo el proceso productivo y de comercialización– deben ser claramente excluidos de este nuevo régimen del propio texto de la ley».

Asimismo, se explica que la propuesta «cuenta con numerosos puntos críticos para el entramado industrial y comercial«. También se subraya que «pretender gravar la distribución mayorista de medicamentos y vacunas con una alícuota que puede llegar al 3% del valor de ventas, resulta a todas luces excesivo e innecesario«. Esto, remarcan, en un contexto en el que «la principal política del Gobierno Nacional es disminuir la inflación medida por el INDEC«; y en el que «la industria farmacéutica está haciendo un esfuerzo de colaboración con el Gobierno y la población, con el compromiso de mantener el precio de los medicamentos estabilizados hasta el 7 de enero de 2022«.

A su vez, la toma de posición resalta que se debe tener en cuenta «que la incidencia de los impuestos sobre el precio de venta al público de los medicamentos llega al 37%, porcentaje superior al que existe en otros países de la región. Con la imposición cuestionada se estarían generando sobrecostos improductivos e innecesarios en la cadena de comercialización de medicamentos«.

Los laboratorios no fueron los únicos que salieron a marcar terreno. Las empresas norteamericanas nucleadas en la AMCHAM también rechazaron que se aplique una tasa del 3% a los envases de alimentos y otros productos de consumo masivo a efectos de financiar su tratamiento ambiental.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre