En Farma no todo es COVID-19. Surgen nichos como el que encontró Casasco para sumar un nuevo tramadol. Bajo la etiqueta Lixidol apuntará a darle en el blanco al súper posicionado Calmador, de Finadiet. Se trata de una categoría que factura alrededor de $1.500 millones anuales (u$s 14 millones) en la plaza local.

Las áreas de Business Intelligence siempre están a la pesca de oportunidades para desarrollar o lanzar productos en el mercado local. Y a pesar de que los tratamientos innovadores están a la orden del día, también surgen novedades en la amplia gama de los consolidados medicamentos maduros.

En esta parte del año el que encontró un gap fue el nacional Casasco que está lanzando su propio tramadol, bajo la marca Lixidol. Se trata de un analgésico opioide, utilizado principalmente para indicaciones en traumatología, y que se integró a la línea de Inflamación y Dolor del laboratorio. La misma está comandada por Fernando Ullota, quien actúa como gerente de Producto.

La nueva etiqueta sale a competir directamente con Calmador, del también nacional Finadiet, el que concentra la mayor parte del share con el 81.47% medido en moneda local. Dicha marca facturó $1.223 millones (u$s 11 millones) en los últimos 12 meses medidos hasta agosto, según datos de IQVIA, casi el doble de lo vendido en mismo período del 2020. Otras marcas que inciden son Tramal, de Vannier; Trama Klosidol, de Bagó; y Ultracalmans, de Soubeiran Chobet.

Lixidol se comercializará en cuatro presentaciones en el retail local, bajo las formas farmacéuticas de: comprimidos recubiertos, solución oral en gotas y comprimidos recubiertos de liberación prolongada.

u$s 1 = $ 104,10 (Cotización BCRA al miércoles 22/09/2021)

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre