Diferentes cámaras empresarias que forman parte de los variados eslabones del sistema de salud están con los tapones de punta. Ademásde CA.DI.ME y CUBRA, la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos –CALAB– solicitó la intervención del Ministerio de Salud y de la SSS. Es para que los financiadores cumplan con la resolución 2125/2021, que obliga a las empresas de medicina prepaga a trasladar el aumento autorizado de las cuotas de los afiliados a las prestaciones que contratan.

La Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos -CALAB- sumó su voz a la de otras asociaciones gremiales que aglutinan a prestadores de servicios. La queja apunta contra las empresas de medicina prepaga que aún no han actualizado los aranceles que pagan como dicta la resolución 2125/2021 de la cartera de Salud.

En una carta dirigida a la ministra Carla Vizzotti, la organización pidió su urgente intervención para poner fin a esta situación de incumplimiento. La resolución 2125/2021 autorizó a las entidades de medicina prepaga y otros prestadores con planes de afiliación a ajustar sus aranceles en 4 cuotas acumulativas del 9% cada una en agosto, septiembre, octubre y enero de 2022. Ver resolución.

La misiva que lleva la firma de su gerenta general, Ana Gambaccini, subraya que no se está cumpliendo con los aumentos que marca la disposición. «Esto trae como consecuencia inmediata, entre muchas otras, que los laboratorios de análisis clínicos no pueden continuar sosteniendo esta situación. Los aumentos son indispensables para hacer frente a los incrementos salariales, acordados en la paritaria correspondiente y cuyo primer tramo del 15% ya fue pagado en julio». Ver Carta.

A partir de diciembre de 2020, las resoluciones del ministerio de Salud comenzaron a incluir la obligatoriedad de trasladar el total del aumento autorizado a las prepagas a los prestadores. Se indica que en la primera parte del año se cumplió, pero que ahora en estos tramos, algunos financiadores están tratando de cargar los costos sobre los prestadores nuevamente», señala la Cámara. «La posición de CALAB es que no hay lugar para la negociación: se cumple o no se cumple. Vamos a accionar de todas las formas posibles para que quienes no cumplan, lo hagan«, remarca la nota.

Para la entidad, los afiliados que ya pagaron el aumento a las empresas de medicina prepaga van ser los perjudicados por esta falta de cumplimiento. «Tarde o temprano llegarán las suspensiones en la atención porque no vamos a poder cubrir los costos», destaca. Al mismo tiempo, la Cámara advirtió que en las actuales condiciones «el sector se encuentra absolutamente impedido de cumplir con la pauta paritaria prevista en la última negociación, que se sostiene sobre el incremento del flujo económico de los financiadores autorizado por la resolución 2125/2021.

«Estamos ante una situación de pinzas, generada por un aumento de costos, hipotéticamente susceptible de ser enfrentado por un aumento aportado por las financiadoras, a las cuales se les autorizó de manera expresa la incorporación del flujo indicado a tal fin, que no actúan en consecuencia. Y esos fondos retenidos podrían ser utilizados para especulación financiera», subraya la nota. Por otro lado, la misiva remarca que, desde hace varios años, los prestadores de salud absorben la diferencia entre lo que los financiadores cobran y trasladan a los prestadores.

De enero 2018 a agosto de 2021, las prepagas  aumentaron a sus socios 171.4%. «Respecto al incremento a laboratorios, es de notar que no es el mismo para todas las empresas, ni todas las regiones. Pero, según información interna de CALAB, el aumento de las financiadoras a laboratorios de análisis clínicos fue entre 110% y 125%», apunta. Ver nota. «En el mismo lapso, los sueldos, que representan más del 40% del costo de los laboratorios, aumentaron un 251%. El dólar, que es la referencia para la actualización de equipos e insumos, aumentó 483%, mientras que la inflación subió 279%«, grafica la carta.

Para la CALAB, los laboratorios de análisis clínicos privados viven un histórico desfinanciamiento, agravado por la pandemia. «Esto perjudica de manera directa a las empresas, da lugar a conflictos y cierres, con el consecuente impacto en los trabajadores y la comunidad, todo ello reconocido en la resolución 212″. Se afirma que «hay pueblos y barrios que se quedan sin análisis clínicos. Los empresarios no pueden invertir en nuevo equipamiento, afectando el servicio de diagnóstico, que es indispensable en la salud«, añade.

En las últimas horas, la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CA.DI.ME)  también le pidió a la Superintendencia de Salud que intervenga urgentemente y resuelva los incumplimientos a la resolución 2125/21. En tanto, la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina –CUBRA-, exigió que el PAMI actualice el monto de las cápitas contratadas. Ver artículo. Ver artículo.

Se estima que en el país hay más de 4000 laboratorios de análisis clínicos privados.  De ellos, más del 95% son empresas chicas o medianas. La CALAB representa solo a laboratorios de análisis clínicos, que en conjunto procesan el 50% de las muestras del país, en el ámbito privado

PAMI: CUBRA se queja por atrasos en cápitas

CADIME: nuevo reclamo por aranceles

 

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre