La CUBRA, que engloba a los bioquímicos de todo el país, se sumó al grupo de cámaras y asociaciones que están demandando una urgente actualización de los valores de los servicios que prestan. En este caso, los reclamos apuntan específicamente al PAMI para que actualice el monto de las cápitas contratadas.

La Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina –CUBRA-, denunció la «desigualdad manifiesta» entre este sector y los demás prestadores del PAMI, ante los atrasos existentes en la actualización de los valores de las cápitas contratadas por el organismo.

La confedeación que preside María Alejandra Arias solicitó al PAMI que proceda a disponer un «incremento adecuado» de los valores correspondientes a la cápita y a la Unidad Bioquímica, contemplados en los módulos referidos a las prestaciones bioquímicas de acuerdo a los convenios prestacionales que el Instituto ha firmado con las distintas entidades integrantes de CUBRA.

En una carta documento dirigida a la titular del PAMI Luana Volnovich, la asociación gremial expresó que recién en el mes de enero del año en curso el Instituto otorgó un incremento escalonado para el sector bioquímico del 28% para todo el 2021. ”Dicho aumento resultó a todas luces insuficiente teniendo en cuenta que la inflación acumulada hasta el mes de julio 2021, alcanzó el 29,1%.”, remarcó la misiva.

La entidad solicita que los incrementos contemplen la diferencia entre lo firmado y la realidad inflacionaria que la Argentina alcanzará este año, lo que se traduce en un 45% de  aumento. Indican además que ese porcentaje se estableció recientemente para los restantes prestadores del sistema de seguro de salud.

En la misma línea, la dirigente bioquímica subrayó que “también debe tenerse en cuenta asimismo, que el 29 de julio pasado se celebró la Paritaria entre la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) y las Cámaras Empresarias de la actividad, donde se acordó un aumento escalonado para los trabajadores del 45%, los que complica más aún la situación de nuestros asociados”.

Para Arias, otro punto preocupante es la situación de los laboratorios que funcionan dentro de clínicas y sanatorios, cuyas cápitas están incluidas en lo percibido por estas empresas. De esta forma, «no se produce el derrame lógico y justo a los profesionales bioquímicos, lo que convierte el hecho en una suerte de tercerización parásita, utilizándose los recursos para financiar a los laboratorios de clínicas«.

La Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (CUBRA) es una entidad integrada por 27 instituciones, presentes en 23 provincias y CABA, que nuclea a más de 7.000 bioquímicos y más de 4.500 laboratorios en el país.

CADIME: nuevo reclamo por aranceles

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre