La estadounidense Estée Lauder salió de compras. La multi de cosmética acordó la adquisición de la marca Tom Ford, creada en 2005 por el diseñador y cineasta homónimo. El deal, valuado en unos u$s 2.800 millones, consolida el acuerdo de licencia previo que ambas partes habían suscripto para la comercialización de las líneas de fragancias y maquillaje.

En el último tramo de este 2022, la norteamericana Estée Lauder sacudió al mercado de lujo al protagonizar la operación de M&A más relevante del año en este sector. La multi acordó comprar la marca Tom Ford, creada por el diseñador y cineasta del mismo nombre, en una transacción valuada en unos u$s 2.800 millones. Ver Press Release.

La compañía con sede en Nueva York desembolsará unos u$s 2.300 millones por la marca, a través de una combinación de efectivo, deuda y u$s 300 millones en pagos diferidos que vencen a partir de julio de 2025. Por su parte, el grupo italiano de gafas Marcolin aportará otros u$s 250 millones.

El deal incluye a la colección de fragancias y cosméticos Tom Ford Beauty, con la que Estée Lauder ya mantenía un acuerdo de licencia hasta 2030.También comprende a las líneas de indumentaria para mujeres y hombres, las divisiones de ropa interior y accesorios y el negocio de anteojos.

Según el acuerdo, el diseñador y cineasta permanecerá en su silla de director creativo hasta fines del próximo año. Por otra parte, Domenico De Sole, presidente de Tom Ford International, continuará como consultor hasta ese mismo lapso.

Ford lanzó su propia marca en 2005, luego de desempeñarse como director creativo en Gucci e Yves Saint Laurent entre los noventa y los primeros años de este siglo. El diseñador de 61 años también lanzó su propia productora de películas denominada Fade to Black en 2005.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre