Los laboratorios que produzcan formas sólidas en la Argentina tienen una buena noticia.

Desde el próximo mes de julio, el grupo Vicentín, -dedicado a la industria del algodón- comenzará a fabricar celulosa microcristalina en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un excipiente súper usado en este tipo de formas famacéuticas  y que hasta el momento provenía exclusivamente de los mercados externos de la mano de Basf, Blanver,  y FMC.

En diálogo con Pharmabiz, Roberto Vicentín, gerente de la compañía dijo que en una primera etapa estiman abastecer a cerca del 30% de la demanda local a través de un volumen de producción de 600 toneladas anuales.

 ¿Cómo llega Vicentín a poner un pie en la industria farmacéutica? Fue a través de la adquisición de la empresa Celint, incubada bajo el paraguas de la Universidad nacional del Litoral. Ver operación.

Luego, la firma se propuso levantar una planta propia, -ya que Celint era de pequeña escala- y la misma estaría operativa durante el próximo semestre.

 “El objetivo es darle un valor agregado al algodón”, dijo Vicentín. Sucede que es la pelusa de la semilla del algodón la base a partir de la cual se fabrica este excipiente.

Para este producto con el cual la firma se mete por primera vez en la industria farmacéutica la empresa decidió dejar la comercialización en manos de un distribuidor experto.

Para ello no se anduvo en chiquitas. Eligió a Chemo Romikin –propiedad de los Sigman- para que se ocupe de la tarea de la distribución.

Son varias las plantas de sólidos en Argentina y que podrían aprovechar la disponibilidad de este insumo local. Raffo tiene su megaplanta en San Juan; Roemmers en Mataderos; Gador en su central de la calle Darwin, Ivax en  Munro; Craveri en Caballito. Además hay muchas otras de menor escala.

Esta inversión ya había sido reflejada en distintos artículos periodísticos. Ver artículo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre