La estadounidense Lilly decidió ponerle punto final a su participación en el Convenio PAMI a partir de este mes. La multi alegó que el aumento progresivo de los costos de importación y comercialización generados por la inflación y devaluación impiden extender su permanencia. En el mercado surge la pregunta de si habrá otros laboratorios que sigan tras sus pasos.

El Precio de Venta PAMI (PVP) -que dio a luz en la era Macri– se ha constituido en materia de controversia desde hace largo rato.

Esto es en función de la enorme brecha que se amplifica de forma permanente al establecerse una comparativa entre el PVP y los precios de venta al público de los medicamentos, los que se definen mediante la vía de los Vademécum.

Y es este gap sumado a otras razones de índole macroeconómica y comercial lo que provocó el primer gran portazo. Se trata del que pegó la filial argentina de la norteamericana Eli Lilly, que decidió bajarse del convenio que mantenía para proveer insulinas a la obra social más grande de América Latina.

Según pudo saber Pharmabiz, la empresa ya oficializó la decisión mediante una carta que lleva la firma de Fernando Miranda, el Price, Reimbursement and Market Access manager de la filial local. En la misma se expresan los fundamentos de este paso. Se explica que «el aumento progresivo de los costos de importación y comercialización generados por la inflación y la devaluación, no permiten mantener las condiciones actuales para que nuestros productos permanezcan en el convenio«. Ver carta.

El laboratorio abrió una ventana entre el 6 y el 23 de julio para que, en caso de ser necesario, los puntos de venta puedan encarar el proceso de devolución de las unidades excedentes a través de la correspondiente droguería donde se hayan adquirido. En reconocimiento del valor vigente, el retailer recibirá una nota de crédito.

La decisión tomada por Lilly no es sorpresiva. Este tira y afloje viene de larga data. Por caso, en el 2017 el laboratorio danés Novo Nordisk, que retiene más de la mitad del mercado local de insulinas y que tiene como gerente general a Carlos Otheguy, había amagado también con bajarse del convenio pero finalmente volvió tras sus pasos. Ver artículo. Ver artículo.

Por lo cual la decisión de Lilly, actualmente comandada en Cono Sur por Felipe Borges dos Reis, no pasará inadvertida. El resto de las empresas que mandan en materia de insulinas, Novo y la francesa Sanofi, acusarán recibo. Esto es en función de que este vacío, generado por el retiro de la empresa dueña de Humalog, tendrá que ser cubierto por alguna de las compañías que siguen formando parte del convenio.

Los laboratorios y la obra social conducida por Luana Volnovich habían llegado a un acuerdo respecto de la provisión de medicamentos en marzo pasado. Y en ese nuevo alargue, que llega hasta fin de año, el Precio de Venta PAMI (PVP) permaneció como tema central de conflicto. Ver artículo.

Lilly ya le había dado un portazo a la Argentina, en la década del ’80. Más tarde decidió retornar al país, aunque ya nunca pudo volver a tomar una posición de relevancia en el mercado de las insulinas.

PAMI: se renovó convenio hasta fin de 2021

Un laboratorio rompe con el PAMI. #EliLilly #PAMI #Insulinas #Humalog #Laboratorio #ConvenioPAMI #PrecioDeVentaPAMI #Farma #Pharmabiz

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre