La industria de la cosmética enfrenta uno de los peores momentos de la historia. Con limitaciones en la mayoría de los mercados para comercializar sus productos, sus ventas trimestrales se vieron fuertemente impactadas en este arranque del año en el que tuvo que enfrentarse a nuevas reglas de juego.

La norteamericana Revlon vio caer como naipes todas sus unidades de negocio durante este primer trimestre del 2020, marcado a fuego por el COVID-19. Ver Press Release.

Según el reporte de resultados, en este arranque del año sus ingresos cayeron un -18.1% en la comparación interanual, y esto representó una facturación total de u$s 453 millones.

Aunque a diferencia de los franceses de L’Oréal, a los que al menos su negocio de Cosmética Activa le salvó las papas del fuego en función de que comercializa sus productos excluisvamente en farmacias, en el caso de Revlon, todas sus unidades están al rojo vivo.

Sus cuatro divisiones presentan sin embargo números bien disímiles. La unidad conocida como Revlon fue la que más perforó su facturación luego de caer un -26.5%. Este negocio contempla a todos los productos que llevan su nombre como marca y que se exhiben y venden en grandes retailers, farmcias, hipermercados y salones de belleza. Comprende a los cosméticos Revlon ColorSilk; a las tinturas Revlon Professional; a los esmaltes y accesorios de belleza.

Una de las compañías del sector que sintió el efecto COVID-19 fue Revlon. La multi registró una caída del -18.1% en ventas al desplomase la demanda de esmaltes, fragancias, y maquillaje. Todos sus negocios están al rojo vivo con bajas desde el -26.5% al -6.1%.

Luego, la unidad de Fragancias performó a la baja con un descenso del -14.6%. El coronavirus le pegó directamente a las etiquetas que estaban vedadas de comprar por el cierre de los free shops y de la mayoría de las tiendas de perfumería en todo el mundo. Resaltan por caso la de Britney Spears, Elizabeth Taylor, Mariah Carey, John Varvatos, Christina Aguilera, y Giorgio Beverly Hills.

Casi a la par, el segmento nombrado como Elizabeth Arden declinó un -14.5%. La división, adquirida en el 2016, engloba a las marcas de perfumes, cremas y cosméticos Elizabeth Arden White Tea, Elizabeth Arden Red Door, Elizabeth Arden 5th Avenue y Elizabeth Arden Green Tea, entre otras.

Por último, el bautizado como Porfolio fue el segmento con menor caída. El mismo retrocedió un 6.1% en facturación, por tratarse de una unidad con perfil masivo. El grupo comprende a las etiquetas Almay en cosméticos, American Crew para artículos masculinos, y Cutex para cuidado de las uñas. En los Estados Unidos, la categoría que se vende principalmente en tiendas departamentales, distribuidores profesionales y salones de belleza pudo sostener un 1% de resultados positivos, pero disminuyó un -16.8%a nivel internacional.

En el resto de las divisiones las cifras negativas se dieron tanto en el mercado norteamericano como en el mundo. El impacto del control de las fronteras y el cierre de los salones de belleza, peluquerías y spa de manos en muchos países generó que las marcas de Revlon se fueran a pique en el primer trimestre del 2020.

u$s 1 = $ 70,26

Revlon: reestructuración 2020

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre