Las ventas de las grandes cadenas farmacéuticas de Brasil agrupadas en ABRAFARMA registraron un incremento del 12,7% en 2023 a R$ 90.340 millones (u$s 17.941 millones). Medicamentos genéricos y productos de higiene personal y perfumería apuntalaron esta performance.

Por tercer año consecutivo, las cadenas de farmacias más grandes de Brasil alcanzaron un crecimiento de dos dígitos. De acuerdo con datos de la Asociación Brasileña de Cadenas de Farmacias y Droguerías (ABRAFARMA), los cuales fueron recopilados por FIA-USP, las 30 compañías del sector generaron en 2023 R$ 90.340 millones (u$s 17.941 millones) en el período, frente a R$ 80.150 millones (u$s 15.917 millones) del año anterior.

El incremento fue del 12,7% y representó el tercer año consecutivo con evolución superior al 10%. Los productos no medicinales y los medicamentos genéricos fueron los principales responsables de este avance, mientras que las ventas por e-commerce se acercaron a los R$ 10.000 millones (u$s 1.986 millones), explicó la entidad.

“El sector alcanzó R$ 53.000 millones (u$s 10.525 millones) en ingresos en 2019, antes de la pandemia de Covid-19. El sustancial avance desde entonces es un reflejo de la consolidación de las farmacias como centros de salud, a través de más de 1.100 millones de consultas de orientación clínica al año», dijo Sergio Mena Barreto, CEO de ABRAFARMA. «Gracias a la inversión en centros de distribución propios y una mayor diversificación de productos y servicios, las grandes cadenas lograron aumentar su relevancia y hoy responden por el 53% de las ventas de medicamentos en el país”, añadió.

Los medicamentos generaron ventas de más de R$ 61.080 millones (u$s 12.130 millones), lo que representa el 68% de los ingresos. La categoría que se destacó fue la de medicamentos genéricos cuya facturación aumentó 15,6% y superó los R$ 10.800 millones (u$s 2.145 millones), cifra récord desde su implementación por el gobierno federal en Brasil en 1999. “Los genéricos han confirmado cómo los consumidores adaptaron sus canastas de consumo ante barreras como la inflación y la pérdida de renta”, dijo Barreto.

La farmacia también se ha consolidado como un canal de conveniencia. Tanto es así que los productos no medicinales generaron ventas de R$ 29.250 millones (u$s 5.809 millones), un nivel 17,5% superior a la de 2022. “Los brasileños no dejaron de ir a la farmacia aun con desafíos financieros«, añadió.

Por otro lado, ABRAFARMA destacó el avance de la digitalización en las farmacias en Brasil. Si antes de la pandemia el comercio electrónico se limitaba a poco más de 750 millones de reales (u$s 149 millones), hoy esta operación en las grandes cadenas roza los R$ 10.000 millones (u$s 1.986 millones).

Los ingresos generados por las ventas online fueron de R$ 9.340 (u$s 1.855 millones) el año pasado. Los datos consideran tanto las transacciones a través de los canales propios de las cadenas de farmacias como las realizadas a través de marketplaces y plataformas de terceros.

Podríamos definir al comercio electrónico como el Patito Feo de las farmacias de la última década, aunque con una tendencia de crecimiento. Pero la pandemia exigió la reinvención del sector y aceleró los procesos de innovación digital para acompañar el cambio en los hábitos de consumo”, comentó el CEO de ABRAFARMA.

Como reflejo de este crecimiento, el número de empleados y colaboradores en las farmacias saltó de 153.000 a 166.000. De este total, más de 33.000 son farmacéuticos. “El saldo de contrataciones y despidos en el año fue superior a los 3.000, destacando el protagonismo asumido por esta profesión”, finalizó Barreto.

u$s 1 = R$ 5,03 (Cotización del 2 de abril del 2024)

 

Artículo anteriorFDA: OK para LVP de Baxter
Artículo siguienteFDA: aval para Voydeya de AZ
Foto del avatar
Periodista especializado en finanzas y mercado de capitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre