En Brasil, los medicamentos no registrados pueden ser importados por particulares por medio de un pedido excepcional de importación para uso personal, según lo comunicó recientemente la ANVISA. Ver comunicado.

Aquellos particulares que deseen importar un medicamento deben presentar una solicitud ante la ANVISA, que será la encargada de analizar cada caso, teniendo en cuenta aspectos como la eficacia y la seguridad del producto y si están debidamente registrados en sus países de origen.

Este procedimiento también será posible en relación a las drogas clasificadas como sustancias prohibidas.

Asimismo es posible que una empresa interesada solicite el registro del producto en Brasil.

La disposición está enmarcada en la Ley de Drogas 11343, que establece que en los casos de utilidad para la salud se autoricen medicamentos no registrados por las autoridades competentes.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre