El negocio del cannabis medicinal tiene todo por desarrollarse en América Latina y en la Argentina en particular. La coordinadora de Gestión Técnica de la ANMAT habló sobre el encuadre regulatorio de este producto. Allí adelantó que el laboratorio nacional Elea tiene en carpeta un lanzamiento en este segmento.

En una nueva jornada del VI Congreso Internacional y el XVII Congreso Argentino de Farmacia y Bioquímica Industrial el cannabis medicinal estuvo en el centro de la escena.

Hoy, miércoles 27 de octubre, Norma Belixán, abogada, farmacéutica y coordinadora de Gestión Técnica de la ANMAT, brindó una conferencia eminentemente técnica sobre los aspectos regulatorios, su situación actual y las proyecciones a futuro del cannabis medicinal. Ver programa.

La funcionaria realizó un racconto regulatorio-juridico a nivel internacional. Y en ese contexto explicitó la importancia de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), organismo cuasi judicial que depende de la ONU, que reordenó la regulación de estas sustancias de uso médico. A su vez desglosó el amplio abanico de perspectivas que giran alrededor de este tema. Diferencio al cannabis, a la planta de cannabis, a la resina y al preparado, es decir, a los extractos y tinturas de cannabis. En ese sentido, se refirió también al THC y a los precursores químicos. Todos ellos forman parte de distintas listas dentro de la autoridad sanitaria, tanto en lo referente a la importación como a la exportación y la producción local. En tanto, el CBD no integra las listas de sustancias psicotrópicas de Naciones Unidas y tampoco en la Argentina. «Es muy importante estudiar el alcance de los términos y de las normativas internacionales«, aclaró Belixán.

Luego del repaso técnico, la especialista adelantó que el laboratorio nacional Elea tiene en gateras un producto a base de cannabis con forma farmacéutica líquida al que le faltan pocos pasos para ser aprobado para su comercialización en la Argentina. Hasta el momento, la ANMAT le concedió el visto bueno solo a Convupidiol, de la empresa Alef Medical Argentina. Ver artículo Primer cannabis con ok de la ANMAT.

En el país, a través del REPROCANN, dependiente del Ministerio de Salud, se permite el cultivo controlado. Para eso es necesario contar con indicación médica -de un profesional con la matrícula vigente-, y un consentimiento informado. El formulario se carga de manera digital y los pacientes así logran tener la autorización online, con las credenciales pertinentes. Además, Belixán habló sobre el rol de la aduana en lo que respecta a la importación de distintos tipos de productos, que previamente se requiere de una autorización por parte de la ANMATVer artículo Cannabis: se crea el REPROCANN.

La semana pasada Manuel Limeres, titular de la ANMAT, participó de la ceremonia de apertura del evento, y allí comentó los desafíos que encontró el organismo desde el inicio de la pandemia. Por su parte, Matías Gómez, de la Dirección de fiscalización y gestión de riesgo del INAME, dio una conferencia sobre el aseguramiento de la calidad en las inspecciones regulatorias remotas, una modalidad disruptiva que ganó terreno con el aislamiento obligatorio. Ver artículo ANMAT en congreso SAFYBI: inspecciones y más.

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre