Claudio Riganti, de CILFA, puso blanco sobre negro en una conferencia a minoristas. Dijo que el PAMI es una especie de Renault 12, y que el motor -los medicamentos- es una Ferrari. Se refirió al PVP PAMI, como un «objeto jurídico no identificado» que desvela al sector, el que considera que ya debería haber caducado. Afirmó que el aporte que en la actualidad realiza la industria es del 42% del PVP.

El PAMI está en el eje de todas las estrategias de las compañías de farma. Sobre la situación del convenio y sus características se explayó Claudio Riganti, en una charla brindada en el marco de la Expo Esencia de Droguería del Sud.

El gerente de Seguridad Social de CILFA se apoyó en las cifras dadas a conocer por Juan Manuel Santa María de la consultora IQVIA, en la conferencia que lo antecedió. Recordó que durante el año pasado se registró un incremento del 3% en las ventas del mix conformado por los medicamentos de prescripción y los de venta libre. Dijo que desde la cámara industrial, en la que actúa desde hace 16 años, lo que se observa es que todos los financiadores «llámese una prepaga, una obra social sindical o una obra social provincial» tuvieron caídas en el consumo de unidades por afiliado de «entre el 4% y el 27%«. Y al preguntarse cómo se dio entonces ese crecimiento en ventas, afirmó que es ahí «donde entra este súper prestador que es el PAMI, el cual creció 2.7 millones de unidades y revierte la caída de todo el sistema de seguridad social».

Riganti detalló que el PAMI consume mensualmente en el mercado ambulatorio «14.3 millones de unidades«, lo que se traduce en un «38%» del total. A su vez, de dicha cifra «10 millones son a precio cero para el afiliado«, y también cuentan las 163 moléculas del Programa Vivir Mejor que suman 5 millones de unidades. Aunque recordó que tampoco ha caído la «vieja y querida resolución 337», que hacía que el consumidor se llevara a «changuito lleno» los medicamentos de los mostradores. En este momento, afirmó Riganti, también se está registrando una transferencia de usuarios de otros financiadores que consumen a través del PAMI, ya sea porque tienen doble afiliación o porque se apela a la receta virtual. Dijo que se ha generado una situación de «pido mi medicamento pero también pido el medicamento para mi hijo y para mi vecino».

Por eso, el directivo de CILFA diferenció que si bien la resolución 337 -surgida en el año 2005- tenía un «límite de unidades», en el programa Vivir Mejor ese límite no se estableció e «inicialmente se permitió el libre acceso a todos los afiliados siempre y cuando sean mayores de 65 años«. Claro que el PAMI, se sabe, tiene 800 mil  personas menores a esa edad.

Por otro lado, planteó de forma retórica «qué pasa con el PVP PAMI y por qué todavía existe este objeto jurídico no identificado que tanto nos desvela», a lo que respondió: «El PVP PAMI surge como una iniciativa del gobierno anterior a finales del 2017″ y trajo a colación que en ese momento la inflación proyectada era del 12%, lo cual producía una brecha de 3 puntos que se compensó con la reducción de algún punto a las entidades farmacéuticas. Por lo cual, teniendo una política responsable de incremento de los precios, no debía de ninguna manera generarse, ni agrandarse, ni producirse ninguna brecha.

Sin embargo, el problema fue que una vez más «las proyecciones nos defraudaron», la inflación no fue del 12% sino del 40%, y «no pudimos negociar la ruptura de ese acuerdo con el PAMI», hasta que «la negociamos, allá por el 2018 con un costo político enorme para la industria farmacéutica», consignó Riganti.

Asimismo explicitó que luego de ello se firmó un nuevo convenio donde se reconocía el «ajuste de precio por inflación«. En esas circunstancias «toda la cadena farmacéutica -laboratorios, cámaras, droguerías, farmacias- todos estuvimos de acuerdo con que teníamos que terminar con el PVP PAMI y así se lo hicimos saber al financiador. Tuvimos dos reuniones para negociar la renovación del convenio y en ninguna de estas reuniones tuvimos la posibilidad de romper con esta lógica«, continuó. 

Riganti afirmó que se llegó al 31 de diciembre del año pasado renovando un convenio hacia adelante, el que se terminó de ratificar el 31 de marzo de este año. Dijo que allí el compromiso del PAMI es reconocer un «incremento sobre el PVP PAMI muy similar al de la inflación real que vaya a producirse». Detalló que «según nuestros cálculos, si la inflación va a ser del 45%, el PVP PAMI va a aumentar en el orden del 43%«. Ver artículo.

A este tópico lo resumió como un «agujero negro que nos produce siempre tanto dolor de cabeza a todos», en función de que el aporte hoy de los laboratorios entre la nota de crédito uno y la nota de crédito compensatoria está en el orden de 42 puntos del PVP. «La proyección de este convenio es que sostiene el consumo del mercado. Y por otro lado, vamos a ir avanzando en un 2021 donde por lo menos no vamos a profundizar esta brecha que tanto desvela al farmacéutico cuando hace su número final», explicó.

Para terminar, Claudio Riganti realizó un paralelismo entre lo que es el PAMI y un auto Renault 12. «Los que tienen suerte de tener el PAMI, a la vez padecen su prestación general. Podemos decir que el PAMI es un Renault 12 donde la mayoría de sus prestaciones no tienen la calidad de una prepaga (…) pero el motor de ese auto es una Ferrari, son los medicamentos», describió. Y cerró reconociendo que «no hay ningún financiador en el mundo que le ofrezca a sus beneficiarios la accesibilidad que le ofrece el PAMI a nuestros jubilados«.

PAMI: se renovó convenio hasta fin de 2021

El ABC del PAMI en una conferencia a minoristas. #CILFA #ClaudioRiganti #PAMI #Convenio #Medicamentos #DrogueríadelSud #Farma #Pharmabiz

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre