La Universidad de Bolonia en la Argentina organizó un debate virtual en el que se analizó la respuesta sanitaria ante la pandemia en el país, en Colombia y en Uruguay. La mirada de los especialistas abarcó la respuesta política y las potenciales reformas a los sistemas de salud frente a la llegada del COVID-19 a la región. «Es imposible manejar esta cuestión sin información«, dijeron sobre la Argentina.

La pandemia del coronavirus llegó hace nueve meses a la Argentina y a muchos países de la región. En ese contexto, y en una etapa de descenso de los casos a nivel local, la representación argentina de la Universidad de Bolonia (UNIBO) llevó a cabo un análisis sobre la respuesta sanitaria en la Argentina, Colombia y Uruguay. Ver documento.

Los oradores fueron Jairo Restrepo, de la Asociación de Economía de la Salud de Colombia; Gilberto Río Ferreira, ex director de Salud del ministerio de Salud Pública de Uruguay; y Adolfo Sánchez de León, ex director de la Agencia Nacional de Laboratorios de Producción Pública (ANLAP) de la Argentina. En tanto, la moderación estuvo a cargo de Carlos Vassallo Sella, el Coordinador Científico del Master de la UNIBO.

Sánchez de León comenzó diciendo que una de las problemáticas que acarreó la pandemia fue la desatención a otras enfermedades. «El coronavirus puso en el tapete algunos problemas crónicos que tenemos en la Argentina», sostuvo el vocero para referirse a la ausencia de gobernanza y de rectoría en el área. «Las decisiones que se tomaron -principalmente en lo que respecta al aislamiento social– tuvieron un acento más político y vinculado al humor social que técnico«, agregó en este sentido. «Es imposible manejar una pandemia sin sistemas de información integrados, algo que no tenemos», concluyó.

A su turno Restrepo habló sobre la evolución del sistema de salud y de la ley 100 de Colombia, sancionada en 1993. «No ha logrado concluir un pacto social estable«, dijo el especialista para calificar el funcionamiento del sector en ese país. «La pandemia forzó la necesidad de una reforma«, sentenció. Por su parte, Río Ferreira destacó la transición política en Uruguay después del fin de los gobiernos de izquierda con la elección que ganó Luis Lacalle Pou. Ese país, donde solo hubo cuarentena voluntaria, tiene 4.500 casos confirmados de COVID-19 hasta el momento y el total de fallecidos es de 77 personas, gracias a la detección precoz a través de los testeos, detalló.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre