En medio de la crisis del sector energético, el Gobierno busca cerrar acuerdos con otros países. A su vez, lleva adelante medidas que den una solución a la falta de dólares. Por otra parte, las ventas de electrodomésticos vuelven a pisar fuerte tras la pandemia.

La crisis del sector de la energía continúa pisando fuerte en los medios de comunicación. El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunión en Brasilia por primera vez con su par brasileño. En Infobae, Mariano Boettner señaló que, en el encuentro, Guzmán pidió ir hacia la integración entre ambos países, con la meta de conseguir un nuevo acuerdo bilateral que asegure una cuota mayor de abastecimiento. Es así que se llevó de su breve gira por Brasil dos gigavatios de energía eléctrica para los meses de mayor demanda durante el invierno. Ver artículo Infobae. 

En paralelo, el pasado jueves, el presidente, Alberto Fernández, mantuvo un encuentro con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en la quinta de Olivos y, luego, en la Casa Rosada. En IProfesional, Pablo Sieira consignó que la conversación giró en torno de la necesidad de re impulsar la agenda de proyectos que son claves para acelerar la generación de dólares en Argentina. Entre ellos se encuentra: la ley de Agroindustria; la de Hidrocarburos; y la de Construcción y Producción de Cannabis Medicinal e Industrial. Ver artículo IProfesional. 

En tanto, el Banco Central dispuso que permitirá el acceso al mercado cambiario para distintos sectores que venían alertando por la falta de dólares. En La Nación, Melisa Reinhold detalló que entre los más afectados se encuentra: la industria del café; la del cacao; la siderurgia; y la de aluminio. Como clave de la nueva normativa, las compañías deberán cumplir con la política de precios del Ejecutivo y certificar con un auditor externo que el stock de materias primas, de los bienes intermedios o finales a elaborar, no superan los niveles que se requieren para la actividad normal. Ver artículo La Nación. 

Por otra parte, en relación con el retail, las cadenas de electrodomésticos del interior aprovechan las crisis de Garbarino y Ribeiro, y la retirada de Falabella del país, para ocupar los locales vacíos y ganar participación mediante sus locales físicos. En Clarín Damián Kantor mencionó que esa es la estrategia que aplican Cetrogar, Naldo, Musimundo, Pardo y Megatone, entre otros. Pero también Frávega, que hoy contabiliza 109 sucursales y tiene previsto sumar 8 nuevas este año. Ver artículo Clarín. 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre