Con un renovado equipo, la nueva Ministra de Economía, Silvina Batakis, encabeza las primeras reuniones a efectos de definir el rumbo económico. En tanto, las recientes medidas relativas al flujo de importaciones afectan cada vez a más sectores y los faltantes de productos crecen.

A pocos días de cumplirse una semana desde que Silvina Batakis asumió como nueva Ministra de Economía, la funcionaria ya puso en funciones a su nuevo equipo. En el diario La Nación, se detalló que, según comunicó el ministerio, la secretaria de Política Económica será Karina Angeletti. En tanto, el secretario de Hacienda será Martín Di Bella y al frente de la Secretaría de Comercio Interior estará Martín Pollera. Por su parte, el secretario de Finanzas será Eduardo Setti y la Secretaría de Energía continuará a cargo de Darío Martínez. Finalmente, Sergio Chodos seguirá como director Ejecutivo por el Cono Sur ante el FMI. Ver artículo La Nación. 

En sintonía, la ministra ya encabezó diferentes reuniones de relevancia. Es así que, junto a su par del Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, y con el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, recibieron a los ejecutivos de las principales compañías de alimentos, bebidas y otros productos básicos, según consignó Javier Lewkowic en Página 12. El encuentro se produjo en el Palacio de Hacienda y los temas que se trataron fueron: la inflación en la canasta básica, la puesta en marcha de Precios Cuidados y las necesidades de importación de la industria. Ver artículo Página 12.

Las empresas, en tanto, siguen teniendo en agenda, a las trabas que se presentan para importar. En un artículo de Infobae Martín Kanenguiser señaló que los empresarios aseguran que las compras de insumos y los pagos al exterior continúan frenados. Además, aclararon que las flexibilizaciones anunciadas por el Banco Central a los sectores de autopartes, fertilizantes y fitosanitarios: «no constituyen ningún alivio«. Si bien el BCRA indicó que el nuevo cepo rige para los productos que hayan ingresado al país desde el 4 de este mes, las compañías aseguran que no hay certezas sobre los ingresos previos. Ver artículo Infobae.

En paralelo, en medio de la crisis por faltantes de distintos productos, ahora se agrega el café. Natalia Muscatelli mencionó, en Clarín, que con el nuevo cepo, al sector se le redujo el cupo de importación, lo que provocó que se estiren los plazos de pagos del producto, dificultando la compra en el exterior. Por ello, desde las cadenas de cafeterías advirtieron que peligra el abastecimiento ya que es un insumo que la Argentina importa completamente desde Brasil y Colombia. A su vez, es un commodity que aumentó su precio, en el último año un 150%, por problemas climáticos, que afectaron la cosecha. Ver artículo Clarín.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre