El DNU publicado la semana pasada y que tiene un capítulo dedicado a la salud sigue dando tela para cortar. Ahora la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires y la Asociación Médica Argentina publicaron documentos en los que ponen la lupa sobre la medida que obliga a los profesionales a recetar medicamentos exclusivamente con su nombre genérico. Ambas entidades solicitaron al Poder Ejecutivo que se revea la decisión.

La modificación de la ley 25.649 tras el DNU 70 que lleva la firma del presidente Javier Milei continúa en el centro de la escena. Es que, el documento consigna que toda prescripción médica deberá efectuarse en forma obligatoria expresando exclusivamente el nombre genérico del medicamento y se vetan a las marcas, lo que despertó distintas voces del sector.

En los últimos días se proclamó CILFA, haciendo referencia a que resulta «contradictorio que un gobierno liberal inhiba a través de un DNU la libertad de los médicos para prescribir marcas«. Y ahora las asociaciones de médicos también se manifestaron en contra de esta medida, afirmando que se trata de un «obstáculo al ejercicio profesional«. Ver CILFA 

Según la carta publicada por la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires esta modificación «puede tener consecuencias negativas sobre la salud de la población«. De acuerdo con lo expuesto, los cambios no solo limitan la responsabilidad del médico, sino que «pueden perjudicar a los pacientes«.

El documento de la academia de Buenos Aires expresa que en la Argentina no existen pruebas de bioequivalencia y biodisponibilidad en la gran mayoría de los productos farmacéuticos. Y dichas pruebas son la garantía de que un producto farmacéutico con el mismo principio activo conserva su potencial a través de sus distintas formas en el mercado y puede ser intercambiable. Por eso, se considera que este DNU traslada la responsabilidad primaria a quien dispense la medicación, desplazando al médico tratante en dicha tarea y modificando su responsabilidad profesional.

Es por eso que la entidad solicita al Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo que revean este cambio sugerido en función de evidencia técnica y científica, de bioequivalencia y biodisponibilidad, «para asegurar que se continúe ejerciendo la libertad que el profesional médico posee al prescribir medicamentos a su criterio».

A su vez, la Asociación Médica Argentina manifestó que «existe una intención ilegítima e inconstitucional que coartar la libertad de dirigir la terapéutica del paciente, que limita y afecta el libre ejercicio profesional, habida cuenta que ni el paciente está capacitado ni tampoco el farmacéutico debe verse obligado a recomendar en disenso con la prescripción médica, dado que su profesión no le habilita en tal sentido«.

CILFA: fija posición sobre DNU

 

Artículo anteriorANMAT: nueva titular de la era Milei
Artículo siguienteCAB: Sebastián Bagó nuevo presidente
Foto del avatar
Redactora multimedial [email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre