El despegue de un cohete espacial fue la forma figurativa que eligieron los mexicanos de Genomma para plantear de forma didáctica la acción terapéutica de su expectorante Tukol. Aunque el hecho de que cada uno de los «interpretes» expulse un cohete de su boca raya lo grotesco.

Los mexicanos de Genomma crearon un cohete espacial para la publicidad de su expectorante Tukol.

Así, la compañía le dio una vuelta de rosca al comercial que había puesto en pantalla en el 2016. Ahora, la multi latina intentó empatar la acción terapéutica de su producto a base de extracto de hedera helix -el que se presenta como un «expulsador de flemas»– con la rapidez con la que la nave se lanza hacia el espacio. Ver sitio

El jarabe compite en el mercado local con las marcas Bisolhelix de los alemanes de Boehringer Ingelheim; Cedric de los nacionales de Elea; y Athos de RoemmersVer artículo

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre