La Federación Farmacéutica FEFARA emitió un duro comunicado en el que afirma que la industria farmacéutica en la actualidad «controla totalmente los canales de distribución».

Resaltó que a través de Farmalink y Preserfar la industria se constituyó en administrador de convenios, especialmente de PAMI y de la gran mayoría de las obras sociales provinciales.

Desde FEFARA subrayaron que la industria creó e impuso la cuasi moneda a la que bautizó nota de crédito, con la que «consiguió un control directo del circuito por donde transitan los recursos financieros de toda la cadena comercial».

La entidad afirmó que las farmacias argentinas tienen como imposición comprar a 10 días de plazo y pagar en efectivo, a la vez que cobrar a 45/50 días mediante «cuasi monedas».

Asimismo, la semana pasada, los farmacéuticos nucleados en la COFA realizaron una movilización en la que dijeron que durante la crisis del año 2002, la farmacia ofreció realizar aportes a la seguridad social que hoy ya no deberían hacerse.

Y dijeron que «aunque la emergencia ha sido superada hace varios años. Las obras sociales y prepagas han recompuestos su recaudaciones, pero la farmacia sigue haciendo los aportes».

 Calculator-Balance-Sheet-Numbers

 

 

2 Comentarios

  1. Esto es la realidad, la farmacia financia el circuito y además participa del descuento que le llega al paciente, sobre un precio que no maneja. El fin de las farmacias chicas está cerca.

  2. Las condiciones económicas están hundiendo a las farmacias argentinas

    En 2002, cuando la Seguridad Social atravesaba una grave crisis que amenazaba con dejar sin cobertura a la población, las farmacias resignaron gran parte del honorario profesional –en algunos casos más del 60%- brindando descuentos excepcionales a los convenios con el PAMI y demás obras sociales.

    La emergencia se superó hace ya varios años. De hecho, este año las obras sociales recibirán recursos proporcionales al 25-30% de aumento que pactaron los trabajadores a través de sus convenios colectivos; sin embargo esa cesión que hicieron las farmacias en un momento en que la Seguridad Social estaba colapsada, hasta el momento no se ha logrado normalizar.

    Hoy estamos en un contexto inflacionario, con aumentos permanentes de los costos fijos.

    A esto se suman las licitaciones estatales (que sacan productos de la farmacia comunitaria) y la permanente comercialización de productos por canales ilegales, a través de ventas directas por parte de laboratorios a clínicas, sanatorios y otros establecimientos sanitarios.

    Por lo tanto, es necesario reducir en forma urgente estas contribuciones que las farmacias ceden desde hace más de una década a todos los planes, incluidos los de insulinas y tiras reactivas a nivel nacional.

    Fuente COFA.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre