El INPI, que otorga la venia a nuevas marcas y patentes, tiene nuevo Presidente. El nuevo número uno llega desde un bufete de abogados top de Buenos Aires.

En la cámara industrial de laboratorios nacionales CILFA, se escuchan los portazos. Es que el INPI, el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, ya tiene el nuevo titular designado de la era Macri, según publica Pharmabiz en exclusiva.

Se trata de Dámaso Pardo, un abogado de larga trayectoria en el campo de la propiedad intelectual y que hasta la semana pasada, era socio del mega estudio Perez Alati, Grondona, Benites, Arnsten & Martínez de Hoz (h), ubicado en Suipacha 1111.

Se terminó el ciclo de Mario Aramburu, quien estuvo por 15 años al frente del INPI. En todo el período frizzó la aprobación de patentes en la Argentina.

Pardo, que renunció al mega bufete capitaneado por Jorge Perez Alati, está reemplazando a Mario Aramburu, un contador público que estuvo por 15 años en el organismo estatal autárquico. Aramburu había llegado al edificio de la calle Paseo Colón 717 en julio de 2002, y terminó convirtiéndose en el único interlocutor durante todo el período del mandato de gobierno de Néstor y de Cristina Kirchner.

Según pudo saber Pharmabiz, la decisión del cambio de figuritas terminó de cerrarse después de una reunión clave. Fue cuando el actual gobierno nacional convocó a Aramburu, para que brinde un resumen de su gestión. Allí no pudo explicar la falta de aprobación de ninguna patente en todo el período. Y esa reunión fue la que marcó su fin.

Se espera que empieza un intercambio de munición gruesa en pos de las diferentes estrategias que empresas nacionales y multinacionales tienen respecto del tema de la propiedad intelectual.

Con este nombramiento, se sabe, comenzará el intercambio de munición gruesa entre las cámaras industriales que agrupan a laboratorios nacionales por un lado, y a multis por el otro. Es que el INPI se constituye en una pata crucial en temas de derechos de invención. En todo este período, esta oficina clave, se limitó a darle el visto bueno a infinidad de marcas, pero se abstuvo prácticamente de autorizar patentes.

Sobra decir que la aprobación de patentes, no está restringida únicamente a la industria farmacéutica. Sin embargo, la gran incidencia que ha tenido el empresariado nacional de farma, implicó que los criterios de aprobación se hicieran tan restrictivos, que en definitiva, ninguna patente de ninguna industria innovadora, vio la luz en el país, durante el período que este mes está cerrando Aramburu.

Se vienen tiempos de cambios que tendrán la adhesión o el rechazo de acuerdo a quien esté en cada tribuna.

INPI nuevo titular

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre