La distribución de medicamentos se volvió a empantanar con los nuevos “piquetes camioneros.”

Claro que ese no es el único problema, ya que además de los retrasos en la entrega de mercadería también se está haciendo sentir la falta de combustible, fundamentalmente en las plazas del interior del país.

“Córdoba está sitiada”, dijo a este medio Marcelo Ulla gerente general de la mediterránea droguería de genéricos Economax.

Y manifestó que no sólo no le están llegando los medicamentos desde Buenos Aires, principalmente a través de OCA o Andreani, sino que cuando llegan, no se dispone de combustible para realizar la distribución urbana.

Admitió además que Santa Fe se encuentra en una situación similar.

Desde Rosario, un empresario minorista del sector dijo que está sintiendo algún impacto en la llegada de los medicamentos que requieren cadena de frío. Aunque algunos laboratorios están poniendo unos pesitos más y los fletan por avión. Es el caso de Ferring que habitualmente distribuye a través de Disprofarma o de Organon que distribuye por Farmanet.

Mientras tanto, en la Patagonia el impacto todavía no es tan alto. “La entrega de medicamentos está teniendo algo de retraso, sobre todo con los pedidos que provienen desde Buenos Aires”, dijo a este medio Pablo Querol, gerente general de Farmacias Patagónicas.

Y se refería por caso, a las cargas que llegan a través de las distribuidoras como Disprofarma o Farmanet.

Y como si fueran pocos los problemas,  a Disprofarma –liderada por Bagó- se le agregó otro: tiene un conflicto sindical interno que repercute en su operatoria. Por lo cual, las entregas que habitualmente demoran 48 horas se han ampliado a 25 y 30 días.

Para la Patagonia, “lo que proviene desde Bahía Blanca donde operan las principales droguerías por ahora está OK”.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre