El marketing farmacéutico ya llegó hasta el Vaticano.

Desde allí, la máxima autoridad religiosa, el Papa Francisco, salió a promover la fórmula de la «Misericordina» entre los feligreses. Ver artículo.

En un packaging con ilustraciones alusivas a las medicinas cardiovasculares, el producto tiene incluso un prospecto propio.

Dentro de la caja, puede encontrarse un rosario y las indicaciones publicadas en cuatro idiomas.

4df85034-7136-4ee9-bf70-e8b8401ef49f_W_00600

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre