El grupo Beiersdorf puso a prueba a la gente para su campaña navideña de Nivea, en Alemania. Se trató de una cámara oculta a través de la cual intentó linkear a la Navidad con los buenos gestos y la marca.

El grupo Beiersdorf salió con una creativa estrategia para Nivea en su país de origen, Alemania, donde la Navidad se celebra en invierno.

Bajo el lema «deje que su corazón hable» la firma diseñó diferentes situaciones en las que puso a prueba a la gente con una cámara sorpresa.

Una de ellas tuvo como protagonistas a un par de niñas intentando comprar flores de regalo con sus ahorros. Otra eligió a una madre a la que «accidentalmente» se le caen las borlas del arbolito en un centro comercial.

Y la última, fue interpretada por un padre y un hijo que trataban de subir un pino navideño por la ventana de un edificio, aunque necesitaban más brazos y más fuerza

A quienes ayudaron en los distintos escenarios, la empresa les obsequió un kit con forma de corazón para así linkear a la Navidad con los buenos gestos y la marca.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre