El gobierno del Reino Unido alzó la mano primero. Hoy trabó un deal para asegurarse un stock de 30 millones de dosis de la potencial vacuna que están desarrollando Pfizer y la alemana BioNTech. En Argentina, mientras tanto, subyace la idea de que por el hecho de que Pfizer realice estudios clínicos en el país la población tendrá un inmediato acceso. Nada de esto sucederá si no se traba un acuerdo similar al firmado hoy por Gran Bretaña.

Mañana la norteamericana Pfizer tiene que presentarse en el parlamento norteamericano junto a otras cuatro farmacéuticas, a fin de dar cuenta de cuál es el status de su vacuna anti COVID-19. Ver Press Release.

Esta obligación responde a que Pfizer forma parte del programa Warp Speed -en español «Velocidad de La Luz«- a través del cual la Casa Blanca busca acelerar el acceso a vacunas y tratamientos para el nuevo coronavirus a los ciudadanos norteamericanos. Ver press release.

Sin embargo, y a pesar de que el gobierno de Donald Trump está realizando ingentes esfuerzos para posicionarse como el primer comprador de vacunas, el Reino Unido ya le marcó la cancha. El gobierno británico encabezado por el primer ministro Boris Johnson anudó un acuerdo que se dio a conocer hoy lunes 20 de julio. Ver press release.

A través del mismo el Reino Unido se aseguró la reserva de 30 millones de dosis de la candidata que la multi está desarrollando en conjunto con la alemana BioNTech. Y si bien los detalles financieros no fueron revelados, los términos se basaron en el tiempo de entrega y en el volumen de dosis.

Mañana martes 21 de julio Pfizer tiene que ir a dar explicaciones al parlamento norteamericano junto a Moderna; AZ, MSD y J&J . Esto es porque los laboratorios forman parte del programa Warp Speed encarado en la gestión de Donald Trump. El gobierno de EE.UU está siguiendo de cerca el desarrollo de todas las candidatas y se alista en primera fila para comprar altos stocks, tal como lo hizo con Veklury.

Aunque claro, dicha provisión está sujeta a los resultados de los ensayos clínicos y al correspondiente aval regulatorio. Al momento, Pfizer y BioNTech aseguran que comenzarán sus ensayos de fase IIb/III a finales de julio, a la vez que esperan conseguir una autorización de comercialización condicional o alguna forma de aprobación regulatoria a partir de octubre de 2020.

Al momento la vacuna de la multi es tan sólo una de las 23 que están en etapa clínica en la carrera anti COVID-19, la que ya suma en total 163 candidatos en desarrollo, según la OMS. La multi está evaluando cuatro versiones de su potencial producto, pero según lo comunicado, si alguna llega a buen puerto tendrá comercialmente el sello de BioNTech, quien es el titular de la autorización de mercado y de la marca. De acuerdo a lo detallado, las empresas esperan fabricar globalmente hasta 100 millones de dosis en lo que queda de 2020 y más de 1.300 millones para finales de 2021Ver listado OMS al 15/7.

De todas maneras, el trato con Gran Bretaña no es el único según explicaron las empresas. Agregaron que ya están en avanzadas conversaciones con otros gobiernos a fin de realizar este tipo de compras anticipadas. Por lo que en este escenario queda a la vista que Argentina, que todavía no comunicó ningún deal de provisión tras el anuncio de Pfizer de que realizaría estudios clínicos en el país, es poco probable que tenga alguna prioridad en tanto se sigan oficializando agreements de compra en los países centrales. Ver informe Pharmabiz Pfizer muchos trials y pocas nueces.

El de hoy con Pfizer, no es el único deal pre-vacuna que trabó el gobierno de Boris Johnson. También selló un deal con AstraZeneca para su candidata desarrollada en conjunto con la Universidad de Oxford. Y, en simultáneo a firmar con Pfizer, el Reino Unido también cerró un agreement con el francés Valneva para asegurarse otras 60 millones de dosis de su vacuna en desarrollo. Ver press release Valneva.

Pfizer: muchos trials y pocas nueces

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre