El grupo nacional Roemmers tiene bien merecida su fama de pac-man. No conforme con haber adquirido recientemente la operación local del norteamericano Valeant, ahora fue por más.

Por una suma estimada en $60 millones (u$s 20 millones), sumó dos marcas de su línea de cardiometabolismo de las que se desprendió Roche Argentina. Las mismas son el anticoagulante Dilatrend y el hipoglucemiante oral Euglucon, etiquetas que había adquirido de manos de Boehringer Manhein, una década atrás.

Así, Dilatrend quedó bajo el paraguas de la línea Nova Argentia, que Roemmers le había comprado a BMS; y Euglucon bajo el soporte de Investi pharma.

Y esta no es la única ficha que se ha movido en el campo de la cardiología. El norteamericano Bristol Myers Squibb, le cedió durante el mes pasado, la comercialización a nivel regional de su línea de cardiología a Merck Serono.

De esta manera, tanto Roche como BMS y otras compañías, se están hiperconcentrando en las líneas de oncología y otros tratamientos de baja incidencia y alta complejidad.

Sin embargo, el negocio de la cardiología no es nada despreciable. Dicho segmento representa el tercer grupo de medicamentos con mayor facturación en el mercado local.

Durante todo 2007 ha conseguido el 16.26% de las ventas totales, según IMS. El precio promedio de los medicamentos de este segmento fue de $26.80 (u$s 9) durante ese año.

Y no es menor destacar que el antihipertensivo Lotrial, del nacional Roemmers, es el medicamento más vendido del país, representando el 1,25% del mercado local durante 2007, según lo reporta IMS.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre