Sanofi y B.I. cerraron un acuerdo para hacer un swap de activos. Así, los franceses se quedarían con el negocio de Consumo Masivo de los alemanes.

Esta semana la francesa Sanofi y la alemana Boehringer Ingelheim iniciaron una negociación que conduciría a un swap de activos. Ver press release.

El plan es que Sanofi le ceda su negocio de Salud Animal a los alemanes, a la vez que B.I. se desprendería de su negocio de Consumo masivo.  A su vez, para concretar la operación, Boehringer tendrá que desembolsar cerca de u$s 5 mil millones.

Con este enroque se daría una curiosidad en la Argentina. Y es que Sanofi había tomado la decisión de reducir a su mínima expresión su negocio de OTC. Lo dejó incluso bajo una gerencia de productos maduros, comandada por Hernán Solé, quitándole peso propio al área de Consumo Masivo.

En Argentina, Sanofi redujo su unidad de OTC y la dejó bajo el ala de la gerencia de Maduros, a cargo de Hernán Sole. En B.I., en tanto, el responsable del negocio de Consumo Masivo es Eduardo Forrester, quien llegó desde Coty.

En la división de maduros de Sanofi en el país resalta la marca Novalgina.  Y entre los OTC se destaca la línea de higiene femenina Lactacyd , la línea de cuidado de la piel  Adermicina, el analgésico Rati Salil, el mucolítico Bronquisedan, y el analgésico y antifebril Bio-Grip, entre otros.

Mientras tanto, la empresa alemana sobresale por su robusto negocio de OTC en Argentina, liderado por la marca Buscapina. En esta unidad también compiten  el laxante Dulcolax, los mucolíticos Bisolvon y Mucosolvan, el multivitamínico Pharmaton, y el agente venoterapéutico Venastat.

El negocio de Consumo Masivo de B.I. en el país está a cargo de Eduardo Forrester, quien desembarcó recientemente  desde la multinacional de belleza Coty. Ver artículo

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre