A pesar de que los antialérgicos tienden a desestacionalizarse, desde hace largo rato la primavera le pone primera a la categoría. En este contexto Aerotina, el antihistamínico del laboratorio nacional Raffo, sale a posicionarse apelando al humor.

No se puede hacer nada. Esa es la fórmula «antialergia». No se pueden usar alfombras; no se pueden regalar ni arreglar flores; no se puede salir da vacaciones; no se pueden manipular libros llenos de polvo. Y la lista sigue.

Todo es una humorada para explicar que en épocas de alergia la mayoría de las actividades no son recomendadas. Por eso, como alternativa se propone el uso de Aerotina, «el antialérgico más elegido por los argentinos», según afirma el aviso del laboratorio nacional Raffo.

La marca, en realidad sigue la saga que comenzó el año pasado, en la que pasaba revista a las múltiples situaciones que pueden causar alergia, tales como el estornudo que surge por el efecto del polvo compacto, o la reacción ante los pelos de un gato. También se muestran los consecuencias de manipular las plumas de un almohadón, y hasta de la poda de plantas.

En el segmento de los antialérgicos hay una batalla de principios activos. La etiqueta de Raffo es a base de loratadina, y compite con Benadryl 24, del nacional Elea; con Alermuc, de Gramon Millet, del grupo Roemmers; y con Liberol Flash, de TRB Pharma. Aunque también le da pelea a marcas basadas en otras drogas. Figuran, por caso, Alernix, de Elea, a base de cetirizina diclorhidrato; y Allegra, de los franceses de Sanofi, a base de fexofenadina; entre otras.

Raffo con campaña Aerotina, alergias

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre