Los delincuentes ganaron la partida. A raíz de los recientes sucesos de amplia repercusión pública que tuvieron a la efedrina –comercializada de forma ilegal-en el centro de la escena, el Ministerio de Salud de la Nación, prohibió la elaboración, comercialización y uso de efedrina como monodroga.

Así, a través de la resolución 1645, la Argentina está siguiendo los pasos de México que adoptó una medida en el mismo sentido.

La ministra Graciela Ocaña a través de esta decisión administrativa argumenta que el objetivo es “proteger la salud de la población”.

Así, la única excepción realizada es con la efedrina inyectable para ser administrada por vía endovenosa, intramuscular o subcutánea con una presentación de frasco ampolla monodosis con indicación para el tratamiento de la hipotensión aguda durante la anestesia epidural en cesáreas. Y al mismo tiempo, restringe las ventas al ámbito de los establecimientos asistenciales.

Lo que se cortó de cuajo además, fue la elaboración, comercialización y uso de efedrina asociada a otros principios activos, para las vías de administración nasal y oral de uso sistémico. Por eso, se les ordenó a los laboratorios titulares de las especialidades medicinales que contengan en su composición efedrina asociada, el retiro del mercado de las mismas en un plazo de 90 días corridos.

Este es el caso de Irix de Gramón, No Tos de Química Medical y Amiorel de Boehringer Ingelheim.

Por otra parte, las medicinas que contengan efedrina asociada a otros principios activos sólo serán autorizadas para la vía de aplicación oftálmica, y tendrán condición de venta bajo receta.

También hubo cambios respecto de la pseudoefedrina como monodroga, en cualquier concentración y forma farmacéutica. Se obligó a los laboratorios a efectuar el retiro del mercado de las mismas, en un plazo de 90 días.

Las especialidades medicinales que combinan pseudoefedrina con otras drogas, tales como antihistamínicos, analgésicos, antiinflamatorios, expectorantes, antitusivos, entre otras, tendrán condición de venta bajo receta.

Es el caso de Ibudristan de Wyeth; Ibunastizol de Bagó y Loremex Antigripal de Phoenix.

Esta medida no fue bien tomada por el sector industrial, según pudo saber este medio. Los laboratorios creen que no ha sido una decisión acertada, debido a que en tanto, “cualquiera de las drogas indicadas para uso terapéutico comenzara a ser utilizada por los delincuentes y el procedimiento fuera a partir de ahora prohibirlas, entonces no quedarían drogas disponibles para ejercer la medicina”.

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre