La ANMAT otorgó más plazos para que las empresas dejen de comercializar definitivamente las mamaderas que contengan en su composición bisfenol A.

A través de la disposición 2269 se modificó la 1207 publicada el 5 de marzo de este año en el Boletín Oficial. Ver artículo.

Sucede que las empresas tenían 30 días hábiles por delante para no dejar ningún rastro de mamaderas con bisfenol en los puntos de venta.

Sin embargo, las empresas se presentaron el 22 de marzo manifestando que los fabricantes de biberones de origen nacional les parecía muy ajustado el plazo perentorio establecido para la adecuación de sus productos.

Por eso, ahora se readecuó la normativa. Con este cambio quedó prohibida la fabricación e importación de biberones que contengan bisfenol, aunque todavía se les da a las empresa “un changüí” para que sigan comercializándose.

El nuevo plazo es de 180 días hábiles contados a partir del viernes 27 de abril.

Los productos que se comercialicen en el marco del nuevo plazo establecido deberán consignar en su rótulo la siguiente información obligatoria: “Atención: No caliente alimentos dentro de este biberón. Deje entibiar los alimentos calientes previo a su llenado.

Reemplace este biberón cuando presente desgaste (rayones, grietas, pérdida de color)”. El tamaño de las letras no será Inferior a 3 mm. Dicha información deberá figurar en la cara principal del producto en contraste de colores que asegure su correcta visibilidad.

Los principales competidores en el segmento de biberones en la Argentina son Playtex de la norteamericana Energizer, la local Babelito, Avent de la holandesa Philips, y la alemana Nuk.

También compiten la nacional Dispita, la italiana Chicco, y Dr Brown’s, una marca importada por BabyCity.

Las empresas deberán presentar ante el Instituto Nacional de Alimentos, en carácter de declaración jurada, el plan de adecuación de rotulado de biberones y la cantidad de biberones en stock dentro de los 10 días hábiles de publicada en el Boletín Oficial.

Vencido el plazo de 180 días hábiles las empresas deberán realizar el retiro de los productos remanentes en el mercado.

La ANMAT invitó a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir a este cambio.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre