Boti-K, un emprendimiento de cuidado personal de nicho y que elabora productos a base de vegetales, amplía su portfolio y se mete en el segmento del maquillaje. Bajo su marca Puro, la compañía lanzó labiales.

Los artículos de belleza naturales, orgánicos y sin ingredientes de origen sintético ganan terreno, atados a una nueva tendencia de consumo. Así, nacen emprendimientos que apuntan a cubrir este mercado.

Un ejemplo de ello es Boti-K, creado por Florencia Villamil Delfabro e Ignacio Conde, quienes hace una década arrancaron con el formato de jabones y a efectos de resolver una cuestión familiar. La empresa opera con su marca Puro, que se vende a través del canal digital, en tiendas de bienestar y en algunas farmacias. Ver Web Boti-K

Ahora, además de su línea en la que se listan bio champúes, bio acondicionadores, aceites vegetales, ungüentos balsámicos, bálsamos labiales, brumas vegetales, leches balsámicas y cremas vegetales faciales y corporales, la que apunta al mercado de las pieles sensibles y a los fans de lo vegano, la firma se metió en el segemento del make up, con la presentación de labiales.

El lanzamiento incluye tres colores: Nude, Red y Rose. Todos los productos son hipoalergénicos y cuentan con protección contra los rayos UV. Asimismo, están formulados con pigmentos naturales y con aceites vegetales orgánicos, sin gluten, sustancias animales o nanopartículas.

Recientemente la periodista Eugenia Iglesias realizó un extenso artículo en el diario El Cronista, en el que explica el origen y la evolución de esta empresa. Ver El Cronista.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre