El tema de las patentes de medicamentos es un tema hot para la industria. En la Argentina, hay una gran disputa entre el INPI, capitaneado por Dámaso Pardo, y los laboratorios nacionales. En tanto, en Brasil un juez federal anuló una decisión del organismo de propiedad intelectual de dicho país, que le otorgaba exclusividad a Sovaldi, de Gilead.

Los derechos de propiedad intelectual en el sector de Farma en Latam, se sabe, son un tema picante para la industria.

En la Argentina la aprobación de patentes es casi nula, a la vez que genera una gran disputa entre el Estado y los laboratorios nacionales. Por caso, cuando asumió el gobierno de Mauricio Macri y cambió la cabeza del INPI, las cámaras empresariales salieron al ruedo con solicitadas en los medios masivos, para frenar la aplicación de una resolución que modificaba el procedimiento para otorgar una patente. Ver artículo.

En tanto, en Brasil esta semana el tema quedó en la agenda pública luego de que un tribunal federal resolviera dar marcha atrás sobre una decisión del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual de dicho país. El mismo le había concedido a la norteamericana Gilead la solicitud de patente para el medicamento Sovaldi, utilizado para el tratamiento de la Hepatitis C. Ver artículo.

Claro que en este escenario, los laboratorios brasileños avanzarán para desarrollar sus propios genéricos. Por caso, de acuerdo al diario Folha de Sao Paulo, el local Fiocruz-Farmanguinhos, en conjunto con Blanver y Microbiológica Química y Farmacéutica, ya había obtenido el aval de la ANVISA para elaborar un genérico que costaría R$ 1.000 millones menos (u$s 248.677) para el Ministerio de Salud. Ver artículo.

El medicamento de Gilead es distribuido gratuitamente por el Sistema Único de Salud de Brasil -SUS-. Actualmente, el mismo le implica un desembolso de u$s 34,32 (R$ 137,9) por comprimido, mientras que Farmanguinhos dijo que su genérico cotizaría u$s 8,50 (R$ 34,1).

u$s 1 = R$ 4,01

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre