La CEO de Unilever Laura Barnator desglosa los básicos del consumo y de la realidad de la Argentina. En una nota realizada en la revista Apertura, la ejecutiva habla de las estrategias ante la caída del poder adquisitivo y detalla cuáles fueron las categorías más golpeadas por la crisis.

La inflación y los controles de precios marcaron en gran medida la agenda de la gigante de consumo masivo Unilever en el país. Es que la pandemia, la crisis y los aumentos generaron nuevos hábitos a los que la multi debió adaptarse. Ver artículo Precios: reunión con Comercio Interior.

Laura Barnator, CEO de la angloneerlandesa en la Argentina desde junio del 2020, opinó sobre estas variables en una entrevista con la revista Apertura, que lleva la firma del periodista Javier Ledesma. Ver artículo Unilever: una mujer como country manager. // Ver artículo Apertura.

Según la ejecutiva, a la hora de hablar de una migración hacia productos más económicos la tendencia depende mucho de la categoría y a qué target se apunte. Por ejemplo, Barnator mencionó que Dove sigue siendo una marca que crece, así como también el segmento Clinical con Rexona. «La gente es muy inteligente cuando prueba los productos porque si comprás barato y después tenés que poner más jabón para lavar la ropa, la ecuación no te da«, consideró.

Por su parte, la cabeza de la compañía sostuvo que la categoría de perfumería todavía no logra recuperarse tras la crisis generada por la pandemia del COVID-19. En cambio, el resto de los segmentos ya se encuentran «más o menos» en los niveles de consumo previos al aislamiento, similares a los del 2019.

Esto se replica a nivel global, ya que según su último reporte financiero, el año pasado el negocio de Belleza y Cuidado Personal trepó un 3,8%, pero fue el de menor alza dentro de las tres unidades de la multi. En total, la compañía alcanzó ingresos de € 52.4 mil millones, lo que representó una suba del 4,5% frente al 2020. Ver artículo Unilever sube 4,5%, ventas globales.

En lo que respecta a otros comportamientos que aceleró el coronavirus, Barnator consideró que algunos temas de limpieza o desinfección pasaron a ser permanentes. Sin embargo, reconoce que la demanda de estos rubros se equilibró y se recuperaron otras unidades, como la de Food Solutions, gracias a la apertura de los restaurantes.

Además, habló sobre el recorte de la estructura global y el desempeño por países. En ese sentido, la CEO afirmó que la inflación de las materias primas y commodities en el mundo, sumado al aumento de los costos y la complejidad de los costos de los transportes internacionales impactaron mucho en la compañía. En tanto, en la Argentina Barnator expresó que se sostiene el crecimiento en volúmenes, aunque un poco más ralentizado el año pasado. Ver artículo Unilever con recortes y nueva estructura, global.

Unilever sube 4,5%, ventas globales

Unilever: una mujer como uno, Argentina

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre