La Cámara empresaria CILFA que nuclea a los laboratorios nacionales de mayor peso difundió un comunicado en el que le pega de lleno a los laboratorios de origen extranjero. Ver comunicado.

Dice los mismos «están promoviendo en el ámbito de la Organización Mundial de la Salud (OMS), modificaciones de la Denominación Común Internacional (DCI) de los medicamentos biotecnológicos«.

Según la CILFA, esta propuesta implicaría alterar una práctica aceptada desde la creación de la OMS hace más de 50 años, cumpliendo un rol esencial para garantizar la seguridad de los medicamentos en todo el mundo.

Afirman que «las reglamentaciones sanitarias vigentes exigen extensos y complejos estudios analíticos de caracterización físico química de las moléculas biosimilares, además de estudios preclínicos y clínicos, tendientes a demostrar en forma efectiva la equivalencia terapéutica de los medicamentos biosimilares con los medicamentos de referencia  o innovadores».

Subrayan en el comunicado que «cualquier pretensión de modificar la DCI de los medicamentos biotecnológicos carece de  fundamento técnico – científico y de justificativo sanitario en términos de la salud pública».

Según la entidad «se trata de una medida únicamente motivada por intereses comerciales de algunas compañías farmacéuticas multinacionales que pretenden por esa vía, confundir a la población sensibilizándola frente a riesgos sanitarios inexistentes, mantener su posición dominante y monopólica en los mercados, excluyendo de la competencia a los medicamentos biosimilares producidos por laboratorios de capital nacional de los países emergentes».

Por todo ello, los laboratorios farmacéuticos asociados a CILFA anticipan que harán llegar a las autoridades nacionales que representan a la República en el ámbito de la Organización Mundial de la Salud su total y absoluta oposición a un tratamiento diferencial de la DCI de moléculas biosimilares.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre