Los envases «rendidores» son los protagonistas del nuevo comercial de Dermaglós. En tiempos recesivos, el gran diferencial de la marca es el tamaño del envase, en función de que las referencias de mayor contenido suelen resultar más convenientes en la relación costo por gramo.

La baja en las ventas afecta a todos los sectores de la economía, y la categoría de productos para el cuidado personal no se constituye en una excepción.

Es en ese contexto que los nacionales de Andrómaco salieron a apuntalar a su línea de protectores solares Dermaglós enfocándose en el rendimiento y en cómo puede estirarse.

Así la compañía tomó como escenario a la playa y enumeró una lista de personajes clásicos que podrían hacer uso de su nuevo envase familiar de 380 ml. Están representados los heterogéneos grupos que suelen convivir en la arena como «los del tejo«; los surfistas y hasta el guardavidas.

El spot se inscribe en una temporada híper recesiva en la que el laboratorio, propiedad de la familia Roviralta también lanzó la nueva presentación Dermaglós FPS 50 facial color, una crema para el rostro que apunta a unificar el tono de la piel. Ver artículo

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre