El tenista Novak Djokovic fue noticia en las últimas semanas por su postura antivacunas, que le costó su salida del Grand Slam Australian Open, ya que se le prohibió el ingreso al país. Sin embargo, se dio a conocer que el deportista es accionista mayoritario de QuantBioRes, una biotecnológica danesa que está desarrollando un tratamiento contra el COVID-19.

Novak Djokovic se convirtió en un abanderado del movimiento antivacunas. Fue en función de que, por no estar vacunado contra el coronavirus, fue deportado de Australia. Así, se le prohibió participar del Australian Open, tras idas y vueltas entre el gobierno de ese país y los representantes del número uno en el ranking ATP.

Esta semana volvió al centro de la escena ya que el CEO de QuantBioRes informó que el deportista es accionista mayoritario de la empresa, que tiene en gateras un tratamiento anti COVID-19, según detalló Reuters. Ver artículo Reuters.

Ivan Loncarevic, titular de la biotecnológica danesa con sede en Copenhague, comentó al medio que el tenista posee el 80% de la participación desde junio del 2020 -un 40,8% corresponde a Djokovic y otro 39,2% a su esposa, Jelena Ristic.

La compañía está desarrollando un péptido que inhibe que el coronavirus infecte la célula humana. De acuerdo con el artículo, la firma espera comenzar con los ensayos clínicos en Gran Bretaña durante el verano europeo. Según el ejecutivo de la empresa, actualmente hay una docena de investigadores trabajando en Dinamarca, Australia y Eslovenia. Ver sitio.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre