La necesidad de una recuperación económica -después de una caída del 10% en el PBI el año pasado- va en contramano de las posibles nuevas restricciones ante la segunda ola de COVID-19. Mientras tanto, se quiere apuntalar el consumo con algunas medidas.

Con un 42% de pobreza según el INDEC y un derrumbe del 10% en el PBI el año pasado, la economía tiene poco margen para que las autoridades nacionales decidan volver a una cuarentena estricta como la del 2020. En ese escenario, en el diario Perfil el periodista Fernando Nolé enumera las principales amenazas que deberá enfrentar la Argentina. Ver artículo Perfil.

El artículo analiza los números de la actividad, con una suba desde julio del 2020 en adelante y una mejora mensual del 1.9% en enero del 2021, aunque aún un 2% por debajo en la comparación interanual.

Ahora, en este segundo trimestre la base de comparación sería la más baja de la serie histórica, ya que durante el comienzo del aislamiento -marzo 2020- la merma fue del -19%. A pesar de eso, la performance de este período del 2021 podría verse afectada por varios «nubarrones«, tal como denomina Nolé a algunas luces de alerta.

Estos potenciales peligros, según la nota de Perfil, son el notable crecimiento de casos de coronavirus; la inflación, que está acelerándose con un primer trimestre que cerró en alrededor de un 12%-; el mercado cambiario, con una brecha en descenso con un posible rebote de la moneda norteamericana; un aumento de la incertidumbre y del riesgo país; y una política económica focalizada en las elecciones de octubre, con una estrategia centrada en reavivar el consumo para retener los votos oficialistas.

Para lograrlo, de acuerdo a lo reflejado por Anabella Quiroga en el diario Clarín, el Estado recurrirá a cuatro anabólicos: el efecto Ganancias, con el avance del proyecto de ley que modifica la base imponible; el atraso del dólar, que el Gobierno busca mantener estable; la extensión del programa Ahora 12; y la apuesta a las vacunas. Ver artículo Clarín. Ver artículo.

Con todo, la consultora Ecolatina menciona que podría haber una mejora transitoria, pero en general, el 2021 será el cuarto año consecutivo con caída del poder adquisitivo, según publica Clarín. Por su parte, para Wise, otra firma relevada por Clarín que brinda asesoría económica y financiera, el consumo podría crecer entre un 8% y un 9%, dos puntos porcentuales por encima de lo que se proyecta para este año. La explicación radica justamente en el cambio en el Impuesto a las Ganancias; en la recuperación del empleo tras el desplome del 2020; y en las paritarias, detalla el artículo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre