Las peluquerías fueron uno de los canales comerciales más afectados durante la cuarentena, tras un cuatrimestre sin poder levantar las persianas. Ese es el difícil contexto en el que se debe reperfilar la estrategia comercial de las firmas de cosmética expertas en salones. La local Hairssime se prepara para la vuelta a la «nueva normalidad».

La marca de cuidado del pelo Hairssime, está sacando músculo en esta cuarentena y buscando un propio re direccionamiento. No la tiene fácil, ya que sus principales compradores son las peluquerías, que no pueden levantar sus persianas desde hace un cuatrimestre.

La línea craneada por la familia Martirosyan se propuso desde su arranque en el 2012 llegar a los salones con productos de calidad. Y esto implicó tanto a las fórmulas como a la estética de sus presentaciones. De hecho, y tal lo relevado por Pharmabiz, la marca consiguió penetrar en los puntos de venta de forma sostenida sumando condiciones favorables para el canal profesional, el que desde hace rato y previo a la cuarentena está lidiando con costos en ascenso. Ver sitio.

El portafolio de productos de Hairssime se estructura bajo tres patas: coloración; tratamientos y styling y tiene en la actualidad 148 SKUS. Aunque sus líneas power son Color Protect con el lila como protagonista de los envases; Nutri Advance que se identifica por el dorado; y Repair Force caracterizado por el terracota y que incluye a su pomo reparador con nutrikeratina, su producto estrella, y punta de lanza en el retail.

A pesar del freno a las ventas, la firma sabe que este es el mejor momento para ganar impulso y terreno. Por caso, y según pudo saber Pharmabiz, la compañía tiene previstos dos lanzamientos antes de fin de año. La empresa de capitales nacionales está barajando y dando de nuevo.

Toda esta batería de referencias con su pertinente red de asesoramiento técnico apunta a los salones que durante el aislamiento obligatorio comenzaron a hacer foco en la venta de productos con entrega a domicilio. Y para esta instancia, la empresa comandada por «Gago» Martirosyan también ofrece soporte para los profesionales y los locales especializados. Esto es porque la venta de las líneas que durante la cuarentena se usaron en el hogar, y hasta que las persianas de las pelus se levanten, ayudó a sostener mínimamente la facturación de los locales. En este contexto, Hair Logic se convirtió en una opción competitiva en este semestre de pandemia.

Con la manufactura bajo la responsabilidad de Iquisa, una firma nacional que elabora productos cosméticos desde su planta química de Loma HermosaHairssime se expande en la Ciudad de Buenos Aires y en diferentes plazas del interior. En todas las instancias, compite con la francesa L’Oréal que en el primer trimestre vio derrumbar sus ventas debido a la paralización de las peluquerías en todo el mundo. Y en la Argentina, mientras tanto, tendrá una segunda parte del año difícil, con líneas de origen importado que trepan de manera constante con el dólar como referencia y precios que cada vez le quedan más lejos al bolsillo del consumidor final. Otras marcas que compiten en el mercado local son Issue de la india Godrej; Schwarzkopf, propiedad de la alemana Henkel; y la italiana Alfaparf.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre