En una entrevista realizada por Jorge Fontevecchia en el diario Perfil, el tema de los «APIs farmacéuticos» quedó bajo análisis. Hugo Sigman brindó su perspectiva sobre varias cuestiones de la agenda del coronavirus.

En este #contexto coronavirus, la industria farmacéutica se redimensiona de cara a la ciudadanía que advierte la singularidad del sector y su rol clave como industria.

Por eso, resulta un buen momento para deshilvanar algunos temas bajo el paraguas de este nuevo escenario que redireccionará la mayoría de las decisiones y lineamientos en todos los ámbitos. Ver Entrevista.

Así Hugo Sigman trae a debate la importancia estratégica de los APIs -las materias primas farmacéuticas- que son mayormente fabricadas en la China. En la entrevista, puntualiza que «en la Argentina hay muy pocas plantas para principios activos, a pesar de que el país supo tener «una historia extraordinaria» en ese sentido. Adjudicó el abandono de las instalaciones a los cambios pendulares y a las dificultades para crecer de manera sostenida y estabilizar un modelo de desarrollo.

El empresario local puso en primer plano la importancia estratégica de las APIs y cómo en Argentina este tipo de factorías fue perdiendo peso. Maprimed, propiedad de Insud y de Roemmmers, es la fábrica local más relevante de materias primas farma en el país.

De paso, aprovechó este nuevo reportaje de Fontevecchia para volver con el tema tributario, sobre el que ya se había explayado en la inauguración de su planta mAbxience. Dijo que los fabricantes locales pagan muchos más impuestos que el que importa el mismo producto. Ver artículo.

La solución que plantea para esta disyuntiva es incrementar los impuestos a las importaciones. Y remarca que no se solicita que «nos bajen el impuesto a la producción local», sino que se vaya por el camino contrario. «No veo ninguna razón para que una compañía con 20 o 30 personas que se dedica a la comercialización pueda importar un producto sin ningún arancel y en cambio quien lo fabrique acá tenga una serie de impuestos que a veces lo dejan fuera de competencia», expresó.

El grupo Insud tiene su pie en el negocio de materias primas a través de su empresa Maprimed. La firma es de gestión y propiedad compartida con el grupo Roemmers. El año pasado, la compañía había cortado cintas en Mataderos, cuando planificaban sumar 25 activos a su portafolio. De todo lo producido, el 80% se destina a los mercados externos. Ver artículo.

Bajo el soporte de la Cámara de fabricantes de APIs, (Capdrofar) también compiten la nacional Gador que tiene planta de materias primas en Pilar; la internacional de origen argentino Biosidus; los franceses de Pierre Fabre; el grupo Bagó, y los nacionales de Triquim.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre